Seguridad, movilidad y orden

Aún están en la memoria de la ciudadanía algunos casos de asesinatos y robos a personajes del municipio, situaciones en las que no se ha diferenciado entre ancianos (as), niños (as) y adultos; personas con habilidades mentales diferentes han sido víctimas de la delincuencia, a quienes literalmente les han robado hasta la chapa de los dientes. Han sido una serie de episodios delictivos que acosan diariamente a la población fonsequera, que llegaron al punto de ubicar la imagen del municipio dentro del “top 5” de los más inseguros de La Guajira.

Sobran las razones para decir que la inseguridad es un problema que debe ser resuelto en el menor tiempo posible, es un tema que no aguanta más espera. Es por eso que, en buena hora llega la decisión el alcalde Hamilton García Peñaranda, quien después de encabezar un consejo de seguridad, mostró el interés por lograr un trabajo conjunto de todas las autoridades militares del municipio. En ese consejo se tomó la determinación de tener un acompañamiento activo entre Policía, Ejército y el pueblo.

Fonseca en menos de 10 años vio cómo su población, entre permanente y flotante, casi que se multiplicó por 3, pero la cantidad de fuerza pública permanente no lo hizo en la misma dirección. Por tal motivo, esa decisión del alcalde es una buena señal para indicar que recuperar la seguridad es fundamental para aprovechar los aires de ciudad que se respiran en la tierra de cantores.

Dentro de ese consejo de seguridad también se tomó la determinación de prohibir la circulación de motocicletas con carruaje (entiéndase mototaxis) en la carretera principal. Esta orden es un paso hacia el control de la circulación de automotores en el municipio. Este también es un reto, ya que, al no existir un sistema de transporte masivo legal, en los mototaxis se mueven la mayoría de las personas, trasteos, cargas y para una minoría, han servido en los últimos años como vehículos de la delincuencia.

Esa decisión de prohibir la circulación por la carretera principal, va acompañada con la identificación real de los conductores, dueños de motos, seguridad y situación de legalidad de las motos y combatir así a unos pocos delincuentes que usan el sistema para hacer sus fechorías. Se nota la intensión de la administración por recuperar la percepción de la seguridad, mejorar la movilidad, la circulación dentro del municipio y servir directamente para lograr organizar y legalizar un sistema de transporte propio. Instamos porque sea este el interés de la presente administración en el cuatrienio.

Por último, dentro del consejo de seguridad se presentó una decisión de reactivar el decreto 023 de 2016, por medio del cual se prohibió la movilización y circulación de semovientes dentro del perímetro urbano de Fonseca. Lograr que se cumpla este decreto, le puede cambiar de manera positiva la cara al municipio. La imagen que muestra dentro del territorio a animales caminando sin ningún afán, interrumpiendo el tránsito, comiendo y regando basuras a su paso, además de afear la imagen del municipio, da una apariencia de abandono, de atraso.

El cuatrienio apenas empieza y los ciudadanos debemos estar atentos a las decisiones que están tomando los administradores de turno, tanto en lo local y lo departamental. Por ahora, las medidas que se toman parecen generar buenos resultados en la comunidad, decisiones como estas se estaban esperando por los habitantes del pueblo, se le debe aplaudir al alcalde la determinación de enfrentar desde el primer día los problemas esenciales del municipio.