Ser útil a los demás

De la madre Teresa de Calcuta me gustaron siempre sus intervenciones como  una de las más grandes líderes religiosas del mundo.

En alguna ocasión sorprendió a varios líderes políticos con una frase muy sencilla que incluso causó risa entre los asistentes: “Si cada uno barriera la puerta de su casa, el mundo estaría limpio”.

Hoy -esta frase- es una invitación a que en el entorno donde nos tocó vivir –familiar, en el trabajo, amistado empresarial- seamos excelentes  haciendo bien lo que nos corresponda con responsabilidad y con sentido de comunidad.

Ahora bien; el Diccionario de la Lengua Española -RAE- define al líder como “la Persona a la que un grupo sigue, reconociéndola como su jefe u orientador”.

Así las cosas, el mundo se ha caracterizado por tener muchos líderes que nos han impactado positivamente pero también en forma negativa. El reciente  caso del líder religioso en un pueblo de la costa Caribe que afirmaba a la comunidad que volvía Jesucristo convenciéndolos de vender sus pertenencias para volarse con los frutos, es un ejemplo de esos negativos que se aprovechan de la ingenuidad de muchos.

De hecho, ha habido muchos otros relacionados con engañosas artimañas como el que en la misma región Caribe afirmó y juró que el muerto resucitaría a los tres días y desapareció dejando a la gente encartada con difundo ya oliendo maluco.

Dejemos de lado a los que influyen en forma negativa -Hitler o el religioso del Caribe- y hagámosle un homenaje a Jesucristo, Simón Bolívar, Lincoln, Gandhi, Churchill, Benjamin Franklin, Buda, Napoleón, el Papa Francisco, Nelson Mandela, Margaret Thatcher o  la Madre Teresa de Calcuta. Cualquiera que sea tu líder puedes hoy seguir leyendo su legado que seguro influenciará positivamente sobre tus acciones y actuaciones.

Por lo anterior, deseo confesar que mis líderes globales de hoy  son Larry Page y Sergey Brin, que con Google le dejaron una fundamental herramienta a toda la humanidad haciendo las cosas, la investigación y la vida, mucho más fáciles.

La misma RAE define liderazgo como “ejercicio de las actividades del líder” o “condición de líder”. Así mismo, el consultor y gerente de la empresa Planning Consultores, Carlos Alberto Mejía Cañas en su artículo ¿Nos falta liderazgo? afirma que liderazgo es: “el arte de motivar, convencer, seducir o conducir a personas para que actúen, piensen u obren de determinada manera. En realidad, no hay que ser jefe o superior de alguien para ser su líder, ya que muchas personas tienen o ejercen liderazgo aún sin ser notorias, no tienen un cargo o una figuración destacada, solo motivan con sus actos a otras personas que ven en ellos un gesto o un ejemplo digno de imitar o seguir, es decir, perciben una aptitud y una actitud que los motiva a seguirlos”.

En síntesis, todos podemos ser líderes cuando ejercemos o influimos liderazgo sobre las demás personas. No olvidemos que las palabras mueven, pero el ejemplo arrastra. Por eso debemos dar ejemplo de motivación, entrega, dedicación, siendo excelentes líderes para nosotros y para todos los que nos rodean pues solo el buen ejemplo permite que al relacionarnos con otras personas influenciemos sus actitudes, su comportamiento y los motivemos a trabajar colectivamente por un bien común.

Para concluir, cuando a la madre Teresa de Calcuta le preguntaban qué la hacía más feliz, siempre respondía: ser útil a los demás.