‘Somos Guajira’, revelación en pasadas elecciones

‘Somos Guajira’ un movimiento u organización de grupos significativos de personas, conformado directamente con vinculación materializada de firmas estampadas en formularios de la Registraduría, relacionado con recolección determinada de firmas válidas, necesarias para formalizar la inscripción de una lista a la Asamblea de La Guajira y jugar en la competencia electoral.

La denominación ‘Somos Guajira’ surgió como una nueva fuerza política y fue inscrita ante la autoridad electoral, por los delegados: José Ucros Gómez, Olimpia Palmar y el suscrito; coordinando la operación de recolección de firmas Chano Molina, Fernando Gómez, Nolva Almenares, Germán Rojita y un número regular de seguidores, acompañando a los aspirantes en la conformación del equipo integrado, para participar en el campeonato electoral a la Asamblea de La Guajira, conformado por Juana Gómez, Luis Carlos Cárdenas, Willer Arciniega, Celso Chinchía Hernández, Ninfa Murcia Arredondo, Tania Mengual, Jonathan Pernía Rosales, Óscar Tovar Vides, Loren Guao Rumbo y Robison Ramos Julio, oriundo de diferentes localidades del norte y sur de La Guajira, quienes se extendieron tocando y buscando apoyos entre amistades, familiares, vecinos y compañeros para recolectar firmas que fuesen posible para alcanzar la primera meta, que consistía en inscribir la lista a la Asamblea, para lanzarse a una aventura improvisada e incierta.

Una vez sentada la inscripción de la lista, los integrantes perseguían coronar el umbral para clasificar y participar del reparto de curules, para logar con un resultado de votación conjunta superior a los 27 mil sufragantes, ganar ampliamente una curul, la cual será representada por Juana Gómez Bacci. Al obtener la mayor votación de lista ‘Somos Guajira’, superando a partidos políticos como Polo Democrático y Colombia Justa y Libre que tienen personería jurídica.

Las votaciones individuales en el sistema preferencial valoran agentes políticos que integran las listas, conforme a los resultados validados, que se anoten en la operación de votos preferentes en una competencia en la que pesa y exalta el dinero que se disponga, para triunfar en la contienda. Muy pocos creían en el éxito de la citada lista, pero se impuso la voluntad y las ganas de salir adelante. Es de aclarar que cuando una lista logra llegar al umbral, quienes la conforman ganan todos los que la conforman, porque pasaron la prueba para ganar curules, de acuerdo al volumen de votos depositados. Todos los de una lista no alcanzan a obtener curules, pero no quiere decir que los que no salieron favorecidos en la competencia interna, se queden ahogados ni los que logren obtener las curules, desconozcan a sus compañeros de lista que aportaron los votos para ganar la curul. ‘Somos Guajira’ nace como un bebé a la vida política. Con accionar y unidad confraternal, puede crecer y afianzarse como alternativa participativa, superando condiciones negativas, promoviendo un estilo atractivo, libre, con espacios abiertos para efecto incluyente, que más adelante se sigan sumando.

En nuestro sistema político no es fácil conquistar votos de apoyos consecuentes sin intereses económicos, pero tampoco es difícil encontrar personas que facilitan las oportunidades para probar nuevamente, después de desencanto y frustraciones, que se reseñan en hechos pasados, brindados confianza para conocimiento. ‘Somos Guajira’ ha sido la primera y única lista inscrita para la Asamblea, en condición de grupo participativo que haya triunfado en el territorio nacional, dominados por carteles políticos poderosos. Las supuestas personas anónimos o desconocidos que integraron la lista ‘Somos Guajira’, aportaron para ganar una curul, de manera individualizada desde 400 votos hasta 13 mil para conseguir el exitosos.

Por la lista sin votos preferentes, votaron casi tres mil personas, incluyendo mi voto, en condición de suscritor de la lista, frente a las descaradas compras de votos. Ganar sin plata en una dura competencia, es la muestra de que cuando se quiere se puede. No sólo basta con llegar y cotizarse en el ámbito político, sino sostenerse y seguir ascendiendo gradualmente.