¿Somos una caja de sorpresa?

Cada momento es infinito, cada instante es eterno y en nuestras vidas habrá siempre un rayo de luz nos hemos descubierto y que podemos compartir con los demás, cree en ti mismo y démosle sentido a nuestras vidas luchando por nuestras familias.

Es más benéfico sembrar valores en los niños, adolescentes, y nietos que erradicar antivalores en los jóvenes y adultos. Si educar significa proveer valores, ser educado es aquel que vivencia valores, esa es la misión de cada uno de nosotros en el contexto socio-cultural, multiplicar valores humanos con bendiciones bondadosas en tu noble corazón moralmente.

Muchos valores o antivalores se aprenden en el hogar, en las familias, en las relaciones cariñosas, entre padre e hijos originan una existencia feliz. La formación de una escala de valores empiezan desde el hogar, los niños no hacen lo que digan, sino lo que ven hacer, crecemos en sabiduría si valoramos el tiempo, lo único que tenemos: El presente.

Las familias son la célula fundamental de la sociedad, cuna de la vida y del amor, en ellas crecen valores humanos es la primera escuela de la paz y la armonía; es la vida de nuestros hijos, nietos, tesoros incansables que el señor ha puesto en nuestras manos responsablemente, no maltratar a los hijos, es la mejor inversión socio-moral, para evitarnos conflictos sociales futuros, sembremos generosamente y no cosecharemos mezquinamente políticas perseverantes como cajas de pandoras.

Gozamos muy poco con lo mucho que tenemos y sufrimos demasiado por lo poco que nos falta, valora lo que tienes, deja de preocuparte por lo que no tienes, no tengo todo lo que quiero, pero quiero todo lo que tengo; un hogar, una familia, Dios y la perseverancia en los amigos sinceros que son casi en el desierto, una caja de sorpresa.

Nunca tu felicidad va a depender de lo que no tienes, somos una caja de sorpresas, lo que la gente diga o piense no te hará mejor ni peor, no vivas de espalda a la vida, es muy bella para no quererla. Piensa siempre que somos una caja de pandora psicosocialmente. Llena de virtudes y noblezas.

Hagamos hoy feliz a alguien, ten siempre un buen libro para leer. El amor y el humor son dos alas del alma, la risa es la última arma de la esperanza. La educación es la vacuna contra la violencia. La sabiduría no puede enseñarse, pero si aprenderse, un libro es un jardín que podemos llevar en el bolsillo del corazón, este es siempre un grato recuerdo y una gran compañía para vivir soñando, meditando todo el año 2019. Con esa caja de sorpresa.

La calidad no es un problema de oportunidades, es una solución, no votemos por colores a ciegas o nombres, votemos por programas, propuestas o proyectos colectivos. La verdadera democracia no se constituye en el acto formal de votar, sino en la responsabilidad de saber elegir, porque cada pueblo tiene los políticos que se merece. La conciencia es el mejor libro de moral que tenemos. Sembremos valores para cosechar un pueblo distinto, lo que anhelamos todos por Fonseca, la política es el arte de servirle a la sociedad dignamente.

Fonseca: La gratitud es la memoria del corazón, nunca vemos lo que está hecho, o lo que se hizo, sino lo que falta. Agradecer es siempre la mejor forma de merecer. Uno de nuestros problemas de comunicación es que no escuchamos para entender, sino que escuchamos para contestar. Somos esa caja de sorpresa pujante que la comunidad necesita, no somos cajones de políticos. El Man está revivo y Mipe va, el Dengue el Hijo de Kika. Así de sencillo octubre de 2019.