“Somos wayuú, no animales”: frase escuchada a un wayuú

“Pienso que es necesario que los pueblos indígenas, de los que soy una de sus miembros, aporten su ciencia y sus conocimientos al desarrollo de los humanos” Rigoberta Menchú.

Cuanta coherencia las palabras, que me conectó con la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, cuando manifestaba la necesidad urgente de que los guajiros entren en la reflexión en cuanto a la necesidad de pensar en la riqueza humana, la calidad y el servicio que deben existir entre los mismos, para dejar de estar siempre en la lista del departamento de Colombia junto a Chocó, más corrupto del país.

No se puede negar que está habituado a seguir durmiendo en la ignorancia, en la miseria, en creer que el valor de la persona está en tener el carro de último modelo, la mansión, el poder político mediocre, egoísta, individualista, mientras el pueblo carece de lo básico, el agua, el cual también es un negocio; donde se visibiliza y da protagonismos a los mismos familiares mediocres, que lo único que han aportado durante años es su beneficio propio y han contribuido a la desgracia que hoy se vive, acaparando todo los beneficios del pueblo, donde se arma un grupo de supuestos profesionales, que en vez de rabia dan risa, tristeza y dolor, ya que de alguna manera no es su culpa, la ignorancia los abraza y es cuando se empieza a pensar en la urgencia de educar al pueblo, para entender que nada, absolutamente nada nos vamos a llevar.

Solamente queda la dicha de poder servir y no servirse, como están acostumbrados y más en esta zona del departamento, donde el paisano es visto como animal y utilizado como títeres a conveniencia de cada uno de los gobiernos de turno, es triste ver que todo el que llega camina por el mismo camino mediocre e indolente, escuchar a los paisanos quejarse por la sed, el hambre y la necesidad que tienen de ser realmente escuchado,es algo que no tiene nombre, ni precio, verlos hacer inmensas filas fallidas en diciembre o en cualquier época para recibir un subsidio y que los “paisanos profesionales” los castigan hasta dejarlos sin su recurso, conociendo  el sacrificio de este, al desplazarse de su ranchería y amanecer hasta la poca posibilidad o la definitiva negativa de poder acceder a ese recurso en un tiempo justo,es cuando uno se  pregunta ¿qué tan estratégicos son estos paisanos avanzados para buscar solución a sus paisanos?

Bueno, la idea es reflexionar, ahondar en los gravísimos problemas que se tiene en La Guajira, donde la única solución está en estudiar, leer, encontrar en el mundo del conocimiento, el valor absoluto de la ciencia, la verdadera riqueza que te hace ser ante el mundo, que hoy los mira como simples ignorantes.

Es triste verlos haciendo uso de sus añitos de gobierno, tratar a toda costa de ocultar y desterrar a aquel que tiene la capacidad de hacer, servir y construir, la incompetencia ridícula los obliga a querer figurar y de poner a sus mismos familiares a mostrar lo que ni siquiera son, lo más triste es la impotencia del pueblo que sigue la lucha, aunque quien es luz jamás es opacado por lo oscuro, siempre brillará. La vicepresidenta en su visita permitió seguir creyendo y su mensaje ojalá inquiete.

“Este mundo no va a cambiar a menos que estemos dispuestos a cambiar nosotros mismos” Rigoberta Menchú