«Tengo la virosis»

Por estos días es común escuchar esta frase y confluir con amistades en droguerías comprando enterogermina, metronidazol, floratil, entre otros medicamentos. Todos de una manera inocente pensamos que es una virosis y pronto pasará.

Sin embargo, no hemos tenido la capacidad de entender que estamos siendo envenenados a través del ambiente.

Hace algún tiempo la empresa Interaseo ESP instaló unos contenedores de basura en algunos sitios «estratégicos» del Distrito, asumo que con la intención de recolectar la basura en vez de que las personas la dejaran en la calle y en horarios no establecidos.

Pero ojo riohachero, esos contenedores para mi concepto, son un foco de cultivo de bacterias a gran escala, son depositadas toda clase de residuos (he visto bolsas hospitalarias, verdes y rojas) los cuales en corto tiempo llegan a su descomposición ante la mirada ingenua de los habitantes e indolencia por parte de las autoridades.

Los invito a analizar que en cada ubicación de esos contenedores existe un lugar de venta de alimentos a menos de 30 metros de distancia y en ocasiones varias como frente al estadio, en el banco BBVA (calle 11), y la calle Primera por poner solo esos ejemplos.

Esa estrategia nos está poniendo en un riesgo inmenso sin que nadie haga o diga nada al respeto mientras seguimos diciendo «tengo la virosis».