Testimonio de la grandeza

La verdad pienso que cada persona que ha pasado por la experiencia del Covid-19 y lo ha superado es la oportunidad para resurgir como el ave fénix y ser la mejor versión de ti. Un periodo de receso tomado forzosamente, pero gracias a la misericordia de Dios doy testimonio de la grandeza de su amor, tiempo que aproveche al máximo para leer las columnas en los diarios de mis compañeros conocer diferentes voces, desde perspectivas ideológicas sobre temas de actualidad de nuestro territorio, ellos todos describen, argumentan y explican hechos connotados durante el pasado y presente, conceptos que valoro porque en la diversidad está la ciencia de la creatividad.

Una de las noticias más relevante de nuestro departamento ha sido la destitución de nuestro gobernador, lo cual considero un retroceso pensar en unas elecciones atípicas en plena pandemia, espero este suceso sirva para el futuro de las campañas y aprendamos a manejar las emociones pero principalmente no desconocer las normas y las leyes, no quiero profundizar pero la realidad es que nuevamente nos toca elegir, en esta oportunidad observo una contienda de poderes, y las mediciones de fuerzas para futuros debates electorales.

Considero que no es el momento de crear sensacionalismo hablar del pasado, de quien sabe más o está preparado para gobernar La Guajira, se necesita ser apasionado por lo que haces  e inspirar a los demás que te sigan, como guajira el agradecimiento a todos los proyectos de impacto social y sostenibilidad para nuestra región, observé una serie de comentarios en las redes, las reacciones de la gran mayoría poco propositivas, diferentes voces mis respetos a todos, considero que las críticas oportunas ayudan a fortalecer procesos, estoy convencida que para construir no podemos seguir siendo la comidilla del centralismo, generemos propuestas apuntemos a la prudencia, aprendamos a manejar los tiempos.

Por todo lo antepuesto, en este escrito emulo las palabras de la joven Andrea Romero no conozco su color político, ni su religión, pero nos invita a la reflexión “la próxima vez que un joven colombiano tome una piedra, no sea para destruir, sino para construir una casa o un templo” palabras inspiradoras pero la realidad de nuestro país se describe desde puntos muy neurálgicos que afectan con inmediatez los múltiples sectores que buscan la reactivación económica de nuestro país.El concepto emitido por Cidh el presidente Duque responde “nadie puede recomendarle a un país ser tolerante con actos de criminalidad” este informe no es un simple informe, es lo que emitió un organismo internacional de protección de derechos humanos y se debe dar celeridad y hacer las reformas sugeridas y son decisiones que tienen una fuerza ética vinculante para nuestro país.

Después de querer inducirlos a una reflexión me permito realizar un consolidado de interrogantes:

¿No hemos aprendido a respetar las diferencias? ¿No se trata de ideologías y seguidores? ¿Qué debemos hacer para transitar en caminos de paz y justicia social? Respetuosamente concluyo: Lo realmente importante son tus acciones, aceptemos diferentes voces y esforcémonos para que nuestro futuro sea mucho mejor.

Diferentes voces, diversidad de cultura, identidad y una sola alternativa: escuchar, hace unos días con mucho entusiasmo junto a mi familia veía los partidos de la Copa América. Nuestra Selección  Colombia haciendo su mejor debut con tanta emoción en 90 minutos reflexionaba en cada uno de los comentarios de los narradores  y me atrevo a decir  que es una de las eventualidades que nos une y nos hace soñar más a los guajiros y en especial a los barranqueros y me quedo corta en describir la emoción del barrio Lleras y la familia de nuestro crack Luis Díaz Marulanda, un enfoque desde diferentes perspectivas, la inspiración de muchos niños y jóvenes, la única escena que une a todo un país, un partido de fútbol de nuestra selección, me emocionan los triunfos de Luis, exalto el esfuerzo de su padres y  estoy convencida que su disciplina le ha permitido sus logros, nuestro orgullo Barranquero, el hijo de ‘Mane’ Díaz es un referente a nivel mundial y en cada jugada nos dice vale la pena soñar.

Estos episodios son los que nos reaniman y nos dan alertas para seguir avanzando, la realidad de nuestro país en materia económica, política y social no es la mejor, desde mi experiencia los invito atreverse, aceptar que son diferentes voces, pero un solo propósito transitar por caminos de paz, oportunidades y equilibrio social.

La grandeza de un ser humano consiste en su humildad y el ejemplo; con sentimiento cultural y de pueblo mi opinión para ti.