Un niño en cuna de la dinastía Romero

Se trata del niño Gabriel Alberto Romero López, hijo de Alberto Carlos Romero Dangond ‘El More’ y Yelitsa López, alumno de la escuela de acordeoneros nuevo talento Darío López, con la dicha de haber nacido en Villanueva, Cuna de Acordeones y el don de hacer parte de una de las dinastías más importante de la música vallenata, la Dinastía Romero.

Al niño de escasos siente años, Israel Romero Ospino ‘el Pollo Irra’, su tío, le regaló un acordeón hace año y medio para que siguiera el legado de su bisabuelo, el maestro Escolástico Romero Villarreal y se meciera en la cuna dando los primeros pasos con el acordeón al pecho; Gabriel Alberto está cruzado en acordes entre notas musicales, su vena musical del árbol genealógico de la dinastía Romero, sus tíos el Pollo Irra, el mejor acordeonero del mundo, y en cantos de cuna escuchando hermosas canciones del poeta de Villanueva, su tío Rosendo Romero Ospino, gran compositor y acordeonero, su abuelo Misael Romero Ospino, acordeonero, excelente en la percusión en las tumbadoras del gran Binomio de Oro, sigue la vena musical de grandes acordeoneros Norberto Romero Ospino, Limedes Romero Ospino, Rafael Romero Ospino, también acordeonero integrante del gran Binomio de Oro, alguna vez lo escuche tocar acordeón piano; su primo hermano ‘el Morre’ Romero, un gran acordeonero y exintegrante del gran Binomio de Oro, profesor de música de acordeones en Valledupar, sigue la vena musical de esta gran dinastía, el maestro del acordeón Pedro Romero verdadero juglar.

Los Romeros nacen con amores al acordeón, sigue el árbol dando frutos de este instrumento mágico melodioso de la música vallenata patrimonio inmaterial de la humanidad, el niño Gabriel Alberto es de escuela y puede seguir un estilo del vallenato moderno; pero su vena musical, semilla que regó el maestro del acordeón Escolástico Romero Villareal, verdadero juglar legendario referente de la música de acordeones en la región deja un legado grande en la música vallenata, artistas de hoy; donde este niño de cuna desde el vientre materno recoge los frutos del árbol genealógico de este acordeón bendito.

yiya_elena@hotmail.com