Un primero de mayo: democrático y antitotalitario

El año pasado  en la gran mayoría de los países del planeta, no se pudo conmemorar el Día Internacional de los trabajadores con las grandes movilizaciones que tradicionalmente se realizaban, por culpa del partido comunista chino que incuestionablemente es el causante de todas las calamidades que vive la especie humana con el Covid-19,  al no dar una alerta temprana sobre lo que representaba la peste, pues nada le importó a la nomenclatura china los estragos que iban a sufrir en el mundo,   mujeres y hombres de distinta condición por el virus; entonces, esta fecha le debe de servir a los trabajadores  para defender la democracia y repudiar al totalitarismo comunista.

El sábado  Primero de Mayo se conmemora una vez más,  el Día internacional de  los trabajadores, recordando a los mártires de Chicago, que hace 135 años ofrendaron su vida, en defensa de la libertad y por mejores condiciones de vida y de trabajo;  subrayando que estos héroes seguían las enseñanzas de la Primera Internacional de los trabajadores en el siglo XlX, en donde los ideales libertarios aplastaron los dogmas totalitarios de  Karl Marx quien consideraba al Estado como una especie de yugo bienhechor, para poder llevar a los pueblos a la miseria como condición necesaria de  la existencia de una dictadura comunista. Lo anterior  sería una demostración monumental  para que el marxismo con sus diferentes divisas ya  no existiera sobre la faz de la tierra, porque es una aberración  anti-histórica.

Es falso que el marxismo sea la  teoría revolucionaria para la emancipación de los trabajadores, debido a  que como lo enseñó  la Primera Internacional ‘La emancipación de los trabajadores es obra de los propios trabajadores’,   sin partidos comunistas de ninguna laya, por lo que hay que ser enfáticos en que la lucha de clases es una patraña marxista para sembrar el odio y la violencia, en vista de que lo que les importa a las élites comunistas es el poder eternamente, además como lo hemos afirmado en otras oportunidades, las clases existen en los animales y las plantas, pero los seres humanos somos únicos e irrepetibles.

El sacrificio de los mártires de Chicago cuyos nombres eran:  Albert Parsons,  August Spies, Adolph  Fischer y George  Engel, no fue en vano, y mundo mejor es posible como ellos lo soñaron, pero sin la mezquindad del capital especulativo improductivo y sin estatismo de la secta marxista leninista que busca mediante la barbarie someter a los demás mortales a sus instintos insanos, de ahí  que los seguidores de Marx y sus simpatizantes, si supieran discernir lo que significa el día del los trabajadores les debería dar pena conmemorarlo, pues los mártires de Chicago nunca compartieron los sofismas marxistas que como lo dijimos antes, se basan en la miseria de las masas para volverlas más sumisas a las camarillas comunistas.

Las luchas sociales que realizan los trabajadores se fundamentan en la solidaridad, porque la justeza de la protesta debe de ir encaminada hacia las reivindicaciones efectivas. Rechazando la infiltración  de agentes de grupos narcoterroristas, en vista de que a dichas bandas armadas no le interesa el bienestar  de los trabajadores, porque  con  su credo comunista totalitario lo que pretenden es tener a los obreros y campesinos de  masa de maniobra, para satisfacer sus apetitos burocráticos, lo que demuestra que el marxismo leninismo  por antonomasia es  enemigo de los pueblos.

El comunismo con sus diferentes disfraces en Latinoamérica ultraja la memoria de Bolívar, Martí, Zapata, Pancho Villa, Sandino, Gaitán y hasta Perón, entre otros, usándolos para sus ambiciones dictatoriales, y de la misma manera se aprovecha de fechas importantes como el Primero de Mayo, desconociendo la historia, en aras de objetivos inescrupulosos y atentando en contra de la independencia sindical la cual enseñaron con su sacrificio los mártires de Chicago.

El Primero de Mayo es antagónico al marxismo que reprime la libertad individual cuando está en el gobierno, y  que busca en Colombia tomarse el poder para montar una  dictadura, cuya burocracia parasitaria  con los bienes públicos  oprimiendo y expoliando a la población;  por eso el cuento acerca de que al comunismo no se puede decir que es malo, porque no ha gobernado al país es una falacia, pues  a Colombia tampoco la han gobernado los nazis, los fascistas o los racistas y por esa razón  esas doctrinas  perversas no dejan de ser deshonrosas.

En este  Primero de Mayo de 2021, el sindicalismo democrático que tiene capacidad de movilización y poder de convocatoria en el país, recordando  el sacrificio de quienes dieron la vida por un mundo mejor en donde no haya opresión  política o económica de ninguna especie, está invitando en el Día Internacional de los trabajadores a conmemorarlo en las diferentes ciudades. Resaltando que inequívocamente los dirigentes sindicales son los representantes genuinos y naturales de los trabajadores,  y su liderazgo no se puede poner en duda, pues hay personas que usan  entelequias para desvirtuarlo principalmente los seguidores del comunismo totalitario.