Una reflexión necesaria

En estos días vivimos una dificultad familiar y por unas horas pensábamos por información de los médicos, que uno de los nuestros había sido infectado con el Covid-19. Fueron momentos de mucha angustia, porque sus antecedentes de salud la hacen muy vulnerable al virus. Gracias a Dios el examen salió negativo y nuestro familiar después de la atención pertinente en la clínica, se encuentra recuperándose satisfactoriamente.

Esa experiencia me anima a hacer una reflexión, y bueno es comenzar, por resolver el siguiente interrogante: ¿Qué es y para qué sirve la cuarentena en época de la pandemia?; trascribo una de las muchas definiciones de cuarentena: “Es el aislamiento de personas o animales durante un período de tiempo no específico como método para evitar el riesgo de que se extienda una enfermedad, o una plaga”. Entonces vemos que la cuarentena no es el remedio, pero si es una de las herramientas que tiene al Estado para evitar el contagio masivo para tener el tiempo de preparar su sistema hospitalario, para que el volumen de contagiados no sea tan superior al número de camas, poder tener un mayor equilibrio y control de la enfermedad mientras se consigue la vacuna.

En esa lógica y siendo coherente con el propósito de la cuarentena, lo que uno espera de nuestros gobernantes es que realicen su mayor esfuerzo económico y logístico en preparar la red hospitalaria de La Guajira. Que se realicen convenios entre entidades territoriales, Departamento y municipios con los hospitales, para adecuar laboratorios clínicos, que permitan hacer las pruebas de Covid-19 en los hospitales de Riohacha, Maicao y San Juan. Ampliar la cobertura de las UCI, tener más camas, ventiladores respiratorios y realizar búsquedas activas en cada uno de los municipios. Los alcaldes y Secretarios de Salud en coordinación con todas las EPS que tenemos en el Departamento, que trabajen en cooperación para realizar búsquedas activas y para la adecuación de esos tres laboratorios de los hospitales citados; ello nos evitaría tener que estar enviando las muestras fuera del Departamento. 

Si tenemos nuestra propia base de datos, nos permitirá medir la real situación y el comportamiento del virus, los laboratorios y camas en un número importante, la cuarentena tendría sentido y valdría la pena. De lo contrario, tendríamos a nuestro pueblo solo y angustiado, haciendo un esfuerzo en condiciones difíciles, sin un respaldo eficiente del gobierno. 

La otra parta parte de la reflexión es que los habitantes tenemos el legítimo derecho de estar bien informados por parte de nuestros gobernantes, de las diligencias que se están haciendo para minimizar los riesgos del contagio. Cuando es el mismo gobernante o su vocero oficial, quien sale a informar por los diferentes medios de comunicación, las gestiones y los resultados de las mismas, evita la especulación y el pánico de un pueblo que está en asilamiento y que pudiera ser víctima de rumores mal intencionados.

Entregar los mercados es importante, porque ayuda a familias enteras que no tienen cómo resolver el tema de alimentación; pero si no se está haciendo de manera eficiente las gestiones para el fortalecer nuestro sistema de salud, la inversión en los mercados será como un barril sin fondo.