Uniguajira debe mirar nuestros recursos naturales en sus programas educativos

Si el portal de Uniguajira en la red está actualizado, esta universidad no mira o mira de reojo hacia nuestros recursos naturales para preparar profesionales pertinentes a lo que tenemos en sus programas educativos.

Hoy en cada semestre egresan administradores de empresas, contadores públicos, economistas, abogados, psicólogos, trabajadores sociales, algunas ingenierías y licenciaturas, entre otras.

Las mayorías de estas carreras están perfiladas para desenvolverse dentro de las empresas formales existentes y estas empresas en La Guajira son casi nulas, porque el comercio guajiro mayoritariamente es informal, presentándose el desbalance actual. La oferta profesional es mayor a la demanda empresarial, produciéndose el hecho más frustrante para un profesional, engrosar el índice de desempleo existente.

No es que estemos diciendo que Uniguajira no cumple un meritorio papel en la educación guajira, hace su tarea y bien hecha, pero podría mejorarla sustancialmente, si mirara hacia nuestros recursos naturales, por lo menos no observo la carrera de minería en su oferta, teniendo en el traspatio de Riohacha y Fonseca el complejo carbonífero más grande de Suramérica, y si no existe la minería, mucho menos los posgrados derivados de esta carrera, como especializaciones, maestrías, doctorados, etc. Lo que nos condenaría a no aspirar a altos cargos en dicha empresa por ese ramo, igual sucede con la mina de sal de Manaure y frente a las grandes reservas de gas.

Tampoco vemos en la oferta académica de Uniguajira programas agropecuarios para darles mejor uso a nuestros recursos agrícolas, en zonas donde abundan las fertilidades de las tierras, como Dibulla en la Troncal del Caribe, la zona arrocera de Fonseca y Distracción, y la abundante extensión agrícola que nos brinda la Serranía del Perijá en todo el Sur de La Guajira, por lo tanto vemos recursos subutilizados por falta de la explotación técnica cuyo conocimiento debería aportarlo Uniguajira a través de sus profesionales.

En el campo pecuario pasa lo mismo, no vemos un programa de zootecnia, veterinaria y demás que tecnifique la producción ganadera, porcina, avícola y piscícola, a pesar de tantos ríos en la Troncal del Caribe o el Sur de La Guajira. Tenemos tierras aptas para agricultura y la cría y producción pecuaria, y frente a la explotación de productos marinos, no vemos ofertada el programa de ingeniería de alimentos, para ver al menos algún día enlatados de sardinas o harina de pescado, Made in Guajira, pero instalada, producida y comercializada por los Guajiros.

Recursos tenemos y explotaciones también porque tenemos un parque eólico que nos produce energía, pero no explotada ni usufructuada por los guajiros. Seguimos de espaldas hacia la explotación de nuestros recursos naturales. Frente a este panorama concluimos que, si no ajustamos nuestras velas en nuestro navegar educativo y propendemos por una gran reforma curricular, la explotación y producción del mar, del campo, los ríos y la minería llegará pero en manos foráneas. Mientras que nuestra alma máter, Uniguajira, semestralmente seguirá egresando profesionales en su sede central en Riohacha y sus tres extensiones en La Guajira (Maicao, Fonseca y Villanueva) que no encontrarán medios en donde desenvolverse (salvo algunas excepciones) y se perpetuará la desesperanza que hoy vemos en crecimiento, por el desempleo, ó desempeñarse en actividades diferentes a la cuál fue preparado llámese taxismo, mototaxismo y demás.