Uniones, acuerdos y compromisos

El ser humano dentro de las especies presenta un marcado gregarismo, es así que nos movemos en comunidades, pueblos y naciones, por la necesidad de sentirnos bien, de tener una identidad, un objetivo común. Los seres solitarios y aislados normalmente sucumben en sus propias frustraciones o individualismos, pues el reconocimiento, el apoyo y la unión son propios de nuestra especie y necesarios para podernos desarrollar, construir futuros diferentes y mejores.

Nuestra gregariedad la demostramos en una primera fase como grupos sociales, estos a su vez definen unos patrones de comportamiento, destacado uno en particular, que es la de escoger los líderes que darán dirección a las comunidades. La elección del líder en los humanos cuenta con un privilegio sobre las otras especies, que es la racionalidad, pues en los animales normalmente la selección se da por la fuerza o por atributos como la belleza, edad, o descendencia.

Se ha iniciado por estos días las campañas para elegir los líderes regionales de nuestro país, esto implica uniones, acuerdos, compromisos, promesas de quienes en sus convicciones o ideales personales, quieren ser los líderes. La historia nos ha demostrado que en este proceso, nuestra racionalidad se ve matizada por elementos como los intereses particulares, el egoísmo y la corrupción, que nos ha llevado a seleccionar a líderes que no son exactamente los mejores de nuestra especie, creando estados de profundas diferencias sociales, con regiones ricas en recursos pero atrasadas y explotadas como es nuestro Caribe colombiano, donde el empobrecimiento es la constante en toda la región. No todo es negativo, pues la diversidad de la región Caribe ha permitido crear escenarios y condiciones que favorecen la identidad y concepto de región, así como la presencia de algunos líderes que han buscado el progreso y bienestar, a esos debemos reconocerlos y resaltarlos para que ganen espacio y busquen un mejor mañana.

En época de elecciones podemos identificar esa necesidad de liderazgo de algunos miembros de nuestra especie, que en su afán de figurar y de ostentar el poder, sus beneficios, utilizan toda clase de recursos, principalmente las promesas, y peor aún el engaño o la transacción de corto plazo; situaciones que debemos reconocer, pues el castigo de elegir nuestros líderes bajo esos conceptos ha sido los orígenes del estado de atraso de nuestra región, respectos a otras regiones del país.

Miremos bien el proceso en que nos encontramos, los meses que llegan serán cruciales para nuestra región, pues se agitan toda las formas de poder, de intereses particulares y la del control de los entes públicos, buscando obtener los triunfos en las urnas, por ende disponer de los recursos públicos para las campañas electorales, cambiando el destino de estos recursos, cuyo principal fin es la de ejecutar obras para el beneficio de las comunidades.