Uriel Guerra Molina es un producto que se vende solo

El mes de julio el Movimiento Urumita Gana obtuvo su vida jurídica, siendo reconocido por el Concejo Nacional Electoral como un Movimiento Político. Pero más que un Movimiento es una Familia, como lo ha denominado su líder natural, el Ingeniero Industrial Uriel Guerra Molina.

Por tal decisión, el 27 del mismo mes Uriel acompañado de familiares, su equipo de trabajo, líderes, seguidores y personas de diferentes condiciones, avalados por el partido de la U, inscribió su candidatura como aspirante a la Alcaldía de Urumita, con 3.319 firmas aprobadas por la Registradora Nacional del Estado Civil. Con este resultado es uno de los candidatos que históricamente ha inscrito su candidatura con el mayor número de firmas de los ciudadanos lo cual se evidencia con el irrestricto apoyo que le ha brindado la ciudadanía al Movimiento Urumita Gana.

El número de firmas aprobadas, lo mismo que el número de candidatos que lo acompañan al Concejo Municipal y los avales de los partidos, y ven en él al candidato más opcionado, el más coherente en sus planteamientos, y soluciones para el municipio.

Al cierre de su intervención, después de la inscripción, y analizamos detenidamente su exposición de motivos y el Programa de Gobierno. Vimos a un candidato centrado en su discurso, que piensa y actúa tranquilamente sin despistarse o desviarse del objetivo principal que lo ocupa. O sea, es un candidato que sabe coordinar –el pensar con el decir y el decir con el hacer–, que le cabe el municipio en la cabeza. Porque conoce tanto la zona rural como el área urbana del municipio.

Uriel reúne las condiciones humanas, intelectuales, académicas y las proyecciones que le permiten realizar una transformación en la mentalidad y la calidad de vida de los ciudadanos urumiteros basados en su idea de invertir en las personas, como el máximo activo de una sociedad.

Los electores y las personas en general, admiran y valoran en Uriel su amabilidad, su sencillez, su don de gente y especialmente su vocación de servicio; la cual práctica en todo momento de su vida pública sin mirar a quien. Ahí está su mayor fortaleza para ganarse el voto de opinión de sus coterráneos.

Aspira a trascender en su pueblo en favor de la comunidad; puesto que –persiste, insiste y no desiste– en su empeño por lograr los objetivos propuestos. Genealógicamente, es descendientes de la unión de dos familias características: 1) La familia Guerra oriunda de La Guajira. 2) La familia Molina natural de Santander. Ambos de origen campesino dedicadas a las labores del campo. Aprendió de sus abuelos, padres, y tíos, los principios y valores. Que hoy en día le marcan el derrotero como hombre y ciudadano de bien.

Donde complemento sus enseñanzas impartidas por varios docentes. Por todo lo expresado anteriormente es fácil entender que Uriel Guerra Molina es un producto que se vende solo.

En lo que respecta a su formación académica, los estudios primarios los inicios en la escuela rural de la vereda las colonias, y los finalizó en la escuela urbana de varones de Urumita. Inició el bachillerato en el instituto agrícola de Urumita y lo finalizó en el colegio Roque de Alba de Villanueva. Los estudios profesionales los terminó en la Universidad Autónoma de Colombia en la ciudad de Bogotá D.C, obteniendo el título Ingeniero Industrial, con especialización en Auditoria en Salud.

Como Ingeniero Industrial que es, con una vasta experiencia académica y laboral, posee una mentalidad industrial, lo cual le da fundamentos para trabajar en los distintos sectores sociales que concurren o se generan en el municipio, tales como: sector rural (agrícola, pecuario y medio ambiente), educativo, salud, servicios públicos, vivienda, recreación y deportes, seguridad ciudadana, necesidades básicas insatisfechas ( N. B.I ), Atención a la primera infancia, al adulto mayor, familias en estado de vulnerabilidad, etc.

Para lograr un verdadero desarrollo sostenible en, se apoyara con el emprendimiento y los panes de desarrollo departamental y nacional.

Su discurso es de soluciones prácticas, realizables, y aplicables, las cuales representan la trasparencia, la trasformación y el revelo generacional político – social del municipio que aspira a administrar. Su sapiencia profesional y el bagaje administrativo le dan las garantías a la ciudadanía, de elegir el próximo 27 de octubre como Alcalde a un hombre que conoce y ha padecido las necesidades sentidas de su pueblo, pero también las maneras de buscarles soluciones efectivos a las mismas.

Uriel Guerra, imitando a Sigmond Freud, el padre del psicoanálisis, si puede decir: “He sido un hombre afortunado, nada en la vida me ha sido fácil”.

joseignacioaraujomontero@gmail.com