¿Y ahora quién nos va a sustituir?

El gran salto dentro de los estudios de ingeniería de esta generación, se dio con la inclusión en todos los programas de sus diversas especialidades, su formación en la aplicación de los computadores, adelanto este que se debió a la nueva era espacial que arrancaba en estos momentos.

Se empezó a dar asignaturas en programación digital con el aprendizaje de lenguajes de programación como Fortran IV, existían los computadores de grandes tamaños como los IBM 370 en salas especiales y máquinas perforadoras de tarjetas y de cintas que permitían introducir las informaciones al computador a través de lenguajes de máquina.

Aparecieron también, las primeras calculadoras digitales con punto fijo y luego con puntos flotantes, que dieron paso posteriormente a las calculadoras programables con tarjetas magnéticas. Lográndose con estas nuevas máquinas una labor más eficiente en los cálculos de ingeniería comparados con los que producían las máquinas tradicionales anteriores a esta época, como lo fueron las máquinas mecánicas facit de manivelas y electrónicas que no lo permitían.

Con la introducción de las computadoras en los estudios y el ejercicio de la ingeniería durante esta época, se lograron nuevos avances importantísimos dentro de ella, ya que la aplicación de esta nueva herramienta permitía una mayor seguridad y precisión en todos sus cálculos y diseños, lo cual se observó principalmente en su ciclo profesional. En donde, asignaturas tales como la Geotecnia, Hidráulica y Estructuras, lograban una reducción notable de tiempo en sus diseños y comprobaciones que anteriormente resultaban ser un tanto más dispendioso.

En el desarrollo de los proyectos de arquitectura, estos generalmente eran elaborados previamente por los arquitectos quienes posteriormente los enviaban en copias en papel a los ingenieros para la elaboración de los proyectos de estructuras, sanitarios, eléctricos y mecánicos. Se calcaban en papel mantequilla con la colocación de los ejes estructurales de columnas, distribuciones sanitarias y eléctricas.

Otro de los aspectos muy importantes a considerar también, fue la utilización como método de comparación de los resultados obtenidos en los ensayos y modelos físicos de laboratorios de esas asignaturas, especialmente la hidráulica, con modelos matemáticos aplicados mediante la utilización de computadoras.

Todos estos avances en el desarrollo y aplicación de las computadoras en la ingeniería, permitieron que se lograra una mayor agilización en sus diversas actividades, desde la generación de ideas de proyectos pasando por sus etapas de construcción hasta la puesta en servicio o producción. Este gran salto en la ingeniería se dio en la década de los 70, se pasó de una llamada edad de piedra, si se compara la utilización de la regla de cálculo y tablas de logaritmos a principios de la década de los 70, en tiempo y desarrollo a la era moderna de nuestros días con una dependencia total de la computadora en todas sus actividades.

Hoy en día gracias a estos grandes avances tecnológicos, podemos observar una gran integración de diversos profesionales de la ingeniería en el desarrollo de proyectos de edificaciones y de infraestructura. La participación de arquitectos e ingenieros en un mismo proyecto, se realiza en un mismo archivo de programa de computador siendo sus participaciones programadas con anticipación. Los arquitectos elaboran los proyectos en archivos de programa de computador y luego son enviados a los ingenieros, quienes desarrollan sus proyectos complementarios en el orden como han sido asignados. Se ha logrado alcanzar una gran eficiencia y ahorro de tiempo, lo mismo que recursos que antes se consideraban indispensables en la ejecución de proyectos han sido eliminados.

Topografía, cálculos y dibujos que anteriormente eran dispendiosos y lentos, los computadores han agilizado este proceso. La integración del ingeniero y arquitecto con el adelanto tecnológico de nuestros tiempos, ha permitido que su relación sea más fructífera.

La elaboración de los proyectos complementarios como los estructurales no necesitan de copias en papel, se trazan los ejes estructurales y localizaciones de columnas en archivos nuevos, pero tomándose como base los arquitectónicos que se pueden observar como fondos.