300 días de impunidad judicial por Fiscalía, denuncian líderes amenazados en Fonseca

Los líderes amenazados en Fonseca denunciaron que la Fiscalía no avanza en la investigación de sus denuncias presentadas por las amenazas que han recibido.

“En el municipio de Fonseca durante el año 2020 se conocieron casos de amenazas contra líderes sociales, políticos, maestros, comunales y demás y la mayoría de ellos interpusieron ante el ente investigador la formal denuncia y en más de una declaración han manifestado nunca haber tenido altercado, discusión ni mucho menos enfrentamientos personales con nadie, que pudiera direccionar con más acierto el origen de las amenazas”, señalaron los líderes.

Asimismo indicaron que hubo panfletos intimidatorios, mensajes difamantes por redes sociales y hasta disparos a residencias de familiares de un líder sindical docente muy reconocido en su gremio y en la sociedad fonsequera. 

Se trata del docente de base sindical de Asodegua, Alexandro Hernández Rodríguez, a quien el pasado 2 de junio del año 2020, en horas de la madrugada, individuos realizaron más de tres detonaciones con arma de fuego, destruyendo la fachada de su residencia y daños importantes a su vehículo particular estacionado dentro de la vivienda. 

Este docente ha tenido que recurrir a derechos de petición y tutelas para encontrar respuestas a su situación, pero según afirma, hasta la fecha no ha habido avance por parte de los investigadores que tienen asignado su caso.

“En el día de hoy, he interpuesto mi tercer derecho de petición ante los investigadores del CTI, espero recibir de parte de ellos resultados que me permitan entender que mi expediente no se halla en el fondo oscuro y frío de un despacho judicial, seguiré interponiendo los recursos de ley que sean necesarios, porque deseo llegar al autor o autores intelectuales del atentado”, expresó el docente Hernández Rodríguez.

Por otro lado, el aspirante hoy a ocupar el primer cargo público del municipio, Orangel Romero, quien también fue víctima de amenazas a través de mensaje electrónico, interpuso su denuncia en la ciudad de Bogotá, ante el despacho del fiscal general, sin recibir hasta el momento respuesta.