A Duque le ha faltado autoridad durante el paro: expresidente Álvaro Uribe

El expresidente de la República y líder del partido Centro Democrático, Álvaro Uribe Vélez, expresó sus reparos a la gestión que el presidente Iván Duque ha realizado de la crisis social y de orden público que atraviesa Colombia hace más de un mes, por la protestas contra el Gobierno. 

Para Uribe, al presidente Duque le ha faltado autoridad a la hora de hacer frente a la coyuntura actual. “Sí, ha faltado. La tiene que fortalecer, lo digo de la manera más constructiva, y es factible por el profesionalismo de las fuerzas armadas”, dijo el exmandatario al periódico El Mundo de España, durante una entrevista. 

Además el expresidente Uribe comentó que debería hacer Duque para fortalecer su autoridad como jefe de estado colombiano en medio de las protestas. “Que mande a los vándalos a la cárcel”, y que promueva medidas contra la pobreza para revertir el descontento social. 

Sobre los problemas de la fuerza pública para contener los actos de violencia en las ciudades colombianas, el expresidente Álvaro Uribe aseguró que las Fuerzas Militares y la Policía quedaron muy debilitadas tras el acuerdo de paz firmado entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC en 2016. 

Explicó que dicho pacto puso a las FF.MM “de igual a igual con el terrorismo y después las sometieron a una justicia impuesta por las Farc”. Además Uribe considera que se ha construido un discurso de derechos humanos “para debilitarlas”. 

Por otra parte, Uribe considera que el vandalismo que se ha presentado durante el paro nacional no es espontáneo sino planificado con el fin de “imponer un resultado electoral el año entrante”, aunque reconoce que las grandes protestas pacíficas del último mes sí son una reacción a los elevados niveles de pobreza y desigualdad del país. 

Finalmente, el expresidente Álvaro Uribe volvió a expresar su preocupación por un eventual triunfo del senador opositor, Gustavo Petro, en las elecciones presidenciales de 2022. “Lo que me da miedo el año entrante es que quieran convertir este país en una segunda Cuba o en una tercera Venezuela. Puede llegar un Gobierno que no tenga una ola de expropiaciones como Chávez, pero sí una de regulaciones que haga inoperante la empresa privada”.