Autoridades tradicionales retoman la laguna de San Agustín en Manaure

La Asociación de Autoridades Indígenas Wayuú de la zona de afectación de las salinas de Manaure mediante acuerdo 01 del 6 de julio de 2020, declararon la recuperación del territorio milenario.

El líder social wayuú, Elmer Altamar, explicó que específicamente se trata de la retoma de la laguna San Agustín, depósito de concentración de salmuera en alrededor de dos mil hectáreas, por parte de sus autoridades tradicionales.

{module Avisos InText 1}

Además declaran no tener vínculo ni contractual ni social con la empresa operadora de las Salinas Big Group, porque “no les representa absolutamente nada y más bien les causa  daños”.

Advirtió que en la laguna se murieron las aves, los flamencos están emigrando, los camarones desaparecieron, es  una destrucción total y no se vislumbra una solución a un bombeo.

“Las autoridades dicen reactivemos nuestras cosas como ente territorial, reconocido por la Constitución Política”, dijo. Así mismo, puntualizó que es un trabajo que vienen realizando desde hace muchos pero muchos años.

La decisión obedece a que las comunidades wayuú de Manaure, no han logrado mejorar su calidad de vida a través de la explotación de la sal.

El líder recordó que en el año 1970 las autoridades milenarias, ancestrales le cedieron al Estado colombiano dos lagunas importantes de la cual ellos proveían sus alimentos, es decir, existía una actividad económica.

En el año de 1990 las autoridades le reclamaron al Gobierno nacional porque iban a privatizar el sector, y se llegó al acuerdo del 27 de julio de 1991 y se creó una empresa de economía mixta con la participación de las comunidades ancestrales con un 25%, cuyas  utilidades iban a ser invertidas en las zonas afectadas.

Precisó que en el año 2012 se constituye la  empresa y se protocoliza en la escritura 135, cuyo funcionamiento es vigilado por un comité interinstitucional, quienes actúan como  garantes para que se cumpla el acuerdo y la ley.

{module Anuncio Outstream InText}

Además, se condiciona la entrega de los activos de la empresa que aún  no se cumple. Se contrata un operador bajo la supervisión de la Superintendencia de Sociedades que es la que elabora el plan para la contratación, el de negocio basado en las proyecciones económicas que presentó el operador, pero que hoy no se muestra en la mejora de la calidad de vida de las familias wayuú dedicadas a la explotación de la sal.