Diálogo nacional y concertación: lo que debe seguir tras fracaso de la reforma tributaria

Las movilizaciones ciudadanas contra el proyecto de reforma tributaria del Gobierno Nacional finalmente ocasionaron el hundimiento de la controvertida iniciativa. El domingo, el presidente Iván Duque le pidió al Congreso retirar de su agenda la reforma, poniendo fin así al plan de su administración para sanear las finanzas del estado, y de paso con la permanencia del ministro Alberto Carrasquilla en la cartera de Hacienda y Crédito Público.

Sin embargo, la decisión de Duque no ha logrado calmar por completo los ánimos de la sociedad civil. Para reconocidos dirigentes políticos de La Guajira, el jefe de estado tardó en echar atrás su proyecto, por lo que recomiendan un escenario de concertación para construir una política fiscal que responda a las necesides del Estado y la población.

“Se había demorado el señor presidente Iván Duque en retirar este proyecto de reforma tributaria. Pero más vale tarde que nunca. Lo que sigue ahora, o lo que debe seguir es un diálogo nacional, una concertación que debe ser incluyente para llegar a un texto de propuesta de reforma tributaria que responda a la necesidad de poder garantizar el financiamiento de los programas de protección social y de apoyo a las empresas para proteger el empleo”, dijo el exministro de Minas y Energía, Amylkar Acosta.   

Para el dirigente guajiro, no cabe duda que el intento del gobierno Duque de poner la mayor parte de la carga tributaria sobre la clase media y los pobres fue determinante para el fracaso del proyecto.

Por su parte, el representante a la Cámara Alfredo Deluque, también señaló que el presidente Duque tardó en retirar la reforma del Congreso, pese a que los partidos políticos le pidieron durante dos semanas hacerlo. “No obstante lo anterior, vimos que el tema continuaba en estudio hasta que por fin tomaron la acertada decisión de retirar esta reforma y presentar una reforma pero luego de haber concertado de manera adecuada con todos los gremios, los sindicatos y los partidos políticos. En fin, una reforma tributaria que en verdad vaya a favor de lo que se necesita, pero sin perjudicar a los que más aportan en el país”, explicó el congresista guajiro.

Deluque considera que el hundimiento de la reforma de Duque es una oportunidad para que más sectores de la sociedad colombiana sean escuchados con el fin de construir una política fiscal que mejore la realidad de las finanzas nacionales sin lesionar los ingresos de la población, especialmente de los trabajadores.

Además el representante Deluque reveló que el Partido de la U al que pertenece ya trabaja en nuevas propuestas para la nueva reforma, como tributar más las utilidades de las entidades financieras y pasar parte de las utilidades del Banco de la República al Presupuesto General de la Nación.

Por su parte, el exprocurador para Asuntos Agrarios y Ambientales, Hugues Lacouture Danies, considera que por la actual crisis social que atraviesa Colombia, retirar el texto de la reforma tributaria del Congreso fue la decisión correcta del presidente Duque. “Hoy estamos todos llenos de pánico con esta pandemia, que está matando a nuestros seres queridos y la capacidad que tiene nuestro Estado para responder a eso ha sido muy limitada. Se ve y se nota que el país está paralizado, la producción está absolutamente paralizada, están quietas las industrias importantes, casi que trabajando a un 20% o 30% de su capacidad instalada y eso golpea muy fuerte al trabajo, a la generación de ingresos, a toda la producción”.

El exministro Amylkar Acosta y el exprocurador para asuntos Ambientales, Hugues Lacouture, celebraron la decisión de retirar la reforma tributaria del Congreso.

 Expertos en economía no niegan que el Estado necesita aumentar sus ingresos para sostener los programas sociales de los que actualmente se beneficia hasta un tercio de la población colombiana. Por eso, el exsecretario de Hacienda de Riohacha y asesor económico de la Gobernación de La Guajira, Manuel Sierra Deluque, considera que la reforma tributaria que el país necesita debe ser el resultado de un diálogo entre todos los sectores interesados en lograr el equilibrio fiscal. “En la multitud de consejeros está la sabiduría. Qué bueno que se escuchen los líderes de los partidos políticos, los líderes sociales, y al ciudadano común y corriente para enriquecer la reforma, y que sea una reforma que responda a la necesidad que tiene el país hoy por el impacto de la pandemia en la que todavía estamos sumergidos”, dijo Sierra.

Al igual que el representante Alfredo Deluque, Manuel Sierra también sugiere que parte de las utilidades del Banco de la República, recursos por cinco billones de pesos, deben destinarse a mantener los programas sociales actualmente vigentes para proteger a la población vulnerable. Otra idea del exsecretario es priorizar la construcción de infraestructura en el gasto público, para generar más empleo, tal como hacen otras naciones como Estados Unidos desde la administración del presidente Joe Biden. “Hay una tesis contundente, de la pobreza no se sale con subsidios, sino con generación de empleos”, dijo.

El exsecretario de Hacienda de Riohacha, Manuel Sierra Deluque, cree que el Gobierno tiene la oportunidad de construir una nueva reforma partiendo del diálogo con los sectores de la sociedad civil.

Quien sí reconoce los beneficios de la fallida reforma tributaria es el dirigente político Antonio ‘Tata’ Almazo, quien considera que si bien la propusta beneficiaba a las clases menos favorecidas de la sociedad, muchos ciudadanos reaccionaron negativamente incitados por contradictores del Gobierno. «Tenemos que tener el cuenta que el presidente Duque tiene dos años en el Gobierno. Y esas personas que salieron a anunciar que no apoyaría esa reforma como Germán Vargas, César Gaviria, en su momento con el presidente Santos aprobaron siete reformas. Los males de este país no vienen desde ahora, vienen desde atrás y todos esos partidos que decidieron no apoyar la reforma, desatendieron su obligación. Dijo Almazo.

Antonio ‘Tata’ Almazo reconoce que la fallida reforma tenía virtudes que favorecían a las clases menos favorecidas de Colombia.

El líder wayuú agregó que la negativa del Congreso a discutir la reforma ocasionó un caldo de cultivo perfecto para que los ciudadanos indignados salieran a las calles a desafiar al Covid-19 y a las fuerzas del orden, generando grandes aglomeraciones y violencia en las ciudades. Para solucionar la crisis, «deberá venir un acuerdo nacional, que sea incluyente. Que verdaderamente esos programas lleguen a la población más vulnerable, pero necesitamos que se respete la institucionalidad y que se acaben esos enfrentamientos que desde las redes le están haciendo daño a la política del país», agregó Almazo.

Para el excontador de la República, Luis Alonso Colmenares, el Gobierno Nacional tardó en retirar la reforma del Congreso.

Y finalmente, el excontador de la República, Luis Alonso Colmenares, destacó que la decisión de retirar la reforma tributaria fue la más acertada, pero criticó al presidente Duque porque su insistencia en mantener la iniciativa provocó muchos problemas. “Creo que es necesario también preguntar si se justificaba tanto daño, tanta violencia, los muertos que ha habido. Desde hace cinco días en lo mismo para que el Gobierno hasta hoy venga a tomar una decisión de esa naturaleza, a mi me parece que fue superior el ego y la soberbia del presidente y del Gobierno. Todo eso se pudo haber evitado desde el primer día”.