Entidades públicas adeudan más de $11 mil millones a Electricaribe por concepto de energía

Alcaldías, hospitales y acueductos del departamento de La Guajira sostienen una deuda que supera los 11 mil millones de pesos con la empresa Electricaribe por el concepto de energía eléctrica.

Ante este panorama, Martha Iguarán Daza, gerente de la empresa electrificadora en el Departamento, aseguró que están estudiando la posibilidad de contratar una compañía especializada en cobro jurídico para que realice las gestiones necesarias para recuperar la cartera.

“Estamos en un punto en el cual tenemos los procesos jurídicos como única opción para recuperar la cartera. No existe ninguna intención de asumir los pagos de las facturas, los encargados aseguran que no tienen los recursos para ponerse al día”, aseveró Iguarán a Diario del Norte y a el Noticiero Cardenal de La Guajira.

Puso de presente, además, que los acuerdos de pagos suscritos con las entidades no se han cumplido al pie de la letra, una situación que es preocupante teniendo en cuenta que afecta la prestación del servicio en la península.

“La empresa Electricaribe está abierta al diálogo y la negociación para que se realicen los pagos y no afectar a la comunidad. Las principales deudas están relacionadas con acueductos, por lo que hicimos un llamado a la Administración Temporal de Agua para que se pronuncien ante esta problemática y buscar una solución”, recalcó.

Los acueductos de Manaure, Dibulla, Distracción y la zona rural de Riohacha son los que se encuentran en saldo rojo con Electricaribe, por lo que están riesgo de quedarse sin suministro eléctrico en los próximos días.

Iguarán explicó que el caso más crítico lo presenta el municipio de Manaure, toda vez que los recursos que maneja la empresa de acueducto y alcantarillado se encuentran intervenidos por parte de la Administración Temporal de Agua, la cual  es dirigida por Zoraida Salcedo, quien hasta el momento no ha realizado el pago.

Aseveró, además, que se ofició a Salcedo Mendoza solicitando el pago del servicio de energía, pero hasta el momento no han logrado respuesta alguna.

La funcionaria explicó que han cumplido con todo el proceso para el cobro de la deuda, iniciando por las notificaciones.

Además, expresó que en el caso de los acueductos urbanos de Riohacha, el Distrito hizo uno de los recursos, lo que da pie para que se inicie el cobro jurídico, lo mismo que sucedió con el operador agua de Dibulla.

En el caso de Distracción y Manaure, como no hicieron uso de los recursos queda en firme la terminación del contrato, razón para que la empresa pueda entrar a suspender el servicio de energía.

“A ellos les hemos estado notificando todo este tiempo, y estamos a la espera para que firmemos un acuerdo de pago en el que ellos asuman su responsabilidad en el pago del servicio”, dijo.