Funcionamiento de la planta de tratamiento Metesusto lleva agua potable a dos municipios del Sur de La Guajira

Acompañado de la contralora delegada para Infraestructura Física, Martha Angélica Martínez, el viceministro de Agua Potable, José Luis Acero Vergel, logró verificar en la represa del río Ranchería la puesta en funcionamiento de la planta de tratamiento de Metesusto, que lleva agua potable de la represa El Cercado a los municipios de Fonseca y Barrancas.

El funcionario mostró su preocupación por las conexiones fraudulentas a lo largo de la línea de conducción, que no permite que llegue el líquido también a Hatonuevo.

Explicó que desde el punto de vista de agua potable, la idea principal desde el año 2005 era que la represa abasteciera a nueve municipios, pero hasta el momento solo se benefician Fonseca y Barrancas.

“El problema es que como no se han desarrollado los distritos de riego, también hay conexiones ilegales a las conducciones que llevan agua a esos municipios por parte de los dueños de las fincas que quedan aledañas y eso reduce el caudal que tiene que llegar a los centros urbanos”, dijo.

En ese sentido, el delegado del Ministerio de Vivienda explicó que es necesario “una acción conjunta de las autoridades para reducir y controlar esas conexiones, y también de los gobiernos para poder estructurar de manera más ágil los distritos de riegos para que estas fincas puedan abastecerse de agua, en este caso cruda”.

Sobre la puesta en marcha de los distritos de Ranchería y San Juan, expresó que el Gobierno nacional tiene sus ojos puestos en el proyecto de la represa, y están trabajando en su desarrollo junto al Gobierno regional y los locales, para hacer una estructuración integral del proyecto que sume también todos los usos que se le quiere dar.

“Se estima que para los distritos de riego se requiere unos cerca de 700 mil millones de pesos el de Ranchería y San Juan que son para regar unas 18 mil hectáreas”, precisó. Añadió también que desde el punto de vista de agua potable, se tendría entonces que incluir unas inversiones en conducciones que pueden estar estimadas en cerca de unos 200 mil millones de pesos.

Precisó que la visita acompañado de la contralora delegada para la Infraestructura, tuvo como objetivo mostrarle desde el Ministerio de Vivienda que se está utilizando agua de la represa El Cercado para abastecer del vital líquido a Barrancas y Fonseca.

“El objetivo es que viera de primera mano cuál era el funcionamiento de la represa, de las conducciones, de la planta de agua potable de Metesusto, y que constatara cómo esos dos municipios que se abastecen de agua están disfrutando del líquido que mejora calidad, continuidad y la cobertura”, dijo.

Recordó que el proyecto de la represa del río Ranchería es multipropósito, que incluye distrito de riego, agua potable, regulación de los ríos y energía.

Y agregó que para la consecución de recursos para la culminación de la segunda fase del proyecto, se estudia la posibilidad de una alianza público privada, para lo cual se están aunando esfuerzos entre las diferentes instancias del Gobierno central.