Gobernación de La Guajira y Dimar analizan reapertura de las playas del Departamento

{module Detalle de noticias 728×90}

La Gobernación de La Guajira y la Dirección General Marítima –Dimar–, vienen adelantando acciones con cada uno de los municipios costeros de la península, para analizar la reactivación de las playas con vocación turística.

La iniciativa está encaminada a generar alternativas de soluciones a corto plazo, a partir del aporte de las diferentes autoridades que tienen que ver con las actividades que se desarrollan en las mismas.

Conforme a lo explicado por el director de Turismo de La Guajira, José Emilio Sierra Argüelles, ya se han adelantado reuniones con las alcaldías de Uribia, Dibulla, Riohacha y Manaure, para sensibilizarlos acerca de la importancia de estar alineados con los protocolos establecidos por el Gobierno nacional, teniendo en cuenta que todos los esfuerzos que se vienen dando son para abrir progresivamente la zona de playas y reactivar el turismo de forma organizada, cumpliendo a cabalidad con las directrices impartidas. 

Asimismo, desde esta dependencia se han articulado iniciativas con el Viceministerio de Turismo, para trabajar en una recuperación gradual y segura para el sector.

{module Avisos InText 1}

“Lograr la apertura de playas e ir de la mano con los requerimientos es fundamental y esencial para la economía del Departamento;  pensar desde ya en su reactivación, refiere el compromiso que se tiene en este momento para poder dinamizar el turismo y apoyar de esta forma a sectores que, a causa de la pandemia que hoy vivimos, se han visto muy afectados, como los hoteles, los prestadores de servicios turísticos en playa, deportes náuticos y toda la cadena logística relacionada con estas actividades”, indicó el funcionario.

El interés del Departamento en conjunto con las administraciones municipales y con el soporte técnico de la Dirección General Marítima, es precisamente seguir trabajando en procura de garantizar la prestación de los servicios en las playas con todos los protocolos de bioseguridad que se requieran, así como el acompañamiento y supervisión por parte de las autoridades con quienes se trabaja de manera articulada y armónica.