Gobernador electo Nemesio Roys no aceptará presiones políticas sobre su administración

De manera tajante el gobernador electo de La Guajira, Nemesio Roys Garzón, aseguró que no permitirá ningún tipo de presión política, ni familiar, ni personal, sobre las decisiones que debe asumir desde el mismo momento en que tome posesión del cargo y que vaya en contravía de ese proyecto por el cual fue elegido y que debe cumplirle a la comunidad.

“Con todos los aliados lo hablamos en la campaña, aquí queremos hacer las cosas bien, que todos entendamos que podemos caber en un mismo salón, que todos entendamos que podemos estar en la misma página y ese es el gran reto que tenemos y no vamos a tener inconveniente con eso”, insistió Roys Garzón.

Agregó que la comunidad tiene que tener toda la certeza que trabajará por ese cambio que propuso en el desarrollo de su campaña política. “Yo no estoy dispuesto realmente a asumir como gobernador de La Guajira para ponerme en una silla y tomar las decisiones que no correspondan, porque eso va incluso en contra de la gobernabilidad, de ese proyecto que yo mismo caminé, que fui a las calles, fui a las familias a socializarlo, entonces no puede haber ningún tipo de presión”, manifestó.

El nuevo gabinete

Otro punto que el mandatario dialogó con los periodistas de Diario del Norte y del Noticiero Cardenal de La Guajira, fue el de la conformación de su gabinete, el cual dará a conocer en la última semana del mes de diciembre, para lo cual inicia un proceso de selección que no solo es la entrega de una hoja de vida.

Se trata, de acuerdo a lo que expuso el mandatario, para que los profesionales jóvenes con conocimiento y experiencia, hagan llegar sus hojas de vida sin ningún tipo de miedos para que apliquen a unas pruebas sicotécnicas y entrevistas para lograr una visión clara que le permita conformar su nuevo equipo de trabajo.

“En el tema de administración pública no solo es simplemente importante conocer lo técnico, es primordial el liderazgo, manejar equipo, tener capacidad de relacionamiento con las demás personas y entidades, y esas entrevistas y pruebas sicotécnicas nos van a permitir tener un equipo de gobierno que sea capaz y que esté a la altura de superar esta crisis que tenemos”, puntualizó.

El empalme

El gobernador electo confirmó que realizó un primer empalme ejecutivo directamente con los secretarios de despacho, para tener una visión general de cada una de las áreas de la administración departamental.

“Realmente es una situación muy difícil la que afronta la Gobernación de La Guajira, yo tengo que ser claro con la comunidad: la crisis es la peor de toda la historia de La Guajira, es una crisis que también se ve en la organización y la estructura del Departamento”, enfatizó.

Puntualizó que es evidente que existe una Gobernación que lleva años sin dolientes, y lo que se encuentra en las dependencias es falta de información y todos los procesos abandonados.

El mandatario electo reconoció el trabajo del gobernador (e) Jhon Fuentes Medina, que ha entregado toda la información y que ha avanzado también en solucionar tantos problemas que encontraron pero solo llevan cinco meses y el resultado desafortunadamente no es el mejor.

“Vemos en la Gobernación un completo abandono, una Gobernación que lleva así muchísimos años y va a ser difícil ordenar la casa, pero yo siempre soy un convencido que de todas estas crisis se sacan las oportunidades y vamos a sacar esa Gobernación adelante, vamos a sacar este Departamento a flote pero va a requerir de mucho trabajo, de mucho sacrificio y de tomar decisiones que sean verdaderamente duras”, precisó.

Las reuniones de empalme entre las administraciones salientes y entrate se han desarrollado sin contratiempo.

 

Reiteró que existe una crisis financiera donde no se cuenta con recursos propios, ni recursos de ingresos propios que le permita a la administración cumplir con todas las obligaciones, adicionalmente a eso se enfrenta una ola de embargos que lo que hace es bloquear las cuentas y paraliza completamente la operación de la Gobernación. Roys Garzón mostró su preocupación por la crisis documental, porque no existe un archivo donde reposen todos los documentos de la contratación, por lo que no se tiene claridad de lo que se pacta y lo que se paga.

“Uno encuentra unos archivos que son unos cuartos, con carpetas tiradas, contratos que no aparecen y otros que llegan de la noche a la mañana sin documentación, hay temas y manos criminales detrás. No puedo entender cómo se pierde un contrato en la Gobernación robarse un contrato es un delito, y allí hay que ser consciente de que el archivo no es simplemente un sitio para guardar papeles sino que allí está realmente toda la información que se necesita para liquidar, para pagar, es realmente algo fundamental que se tiene que organizar desde el primer año”, señaló.

Agregó que las instalaciones actuales de la sede de la Gobernación “dan pena y vergüenza”, pero reconoce que es producto de la inestabilidad de tener tantos gobernadores, por eso plantea que desde el primero de enero impartirá las primeras instrucciones para poner la casa en orden.

Como medidas especiales considera conveniente algunos cambios en el personal, porque se necesitan mayores perfiles, así como el cambio de la estructura que se está trabajando con la función pública que responda a las necesidades de cambio que está planteando para lograr además un mejor relacionamiento con el Gobierno nacional.

“La solicitud que he hecho al Gobierno nacional, es que tenemos que doblar la página, y les he dicho que ya tienen un Gobierno departamental con 15 alcaldes y lo que necesitamos es esa unión con el nivel central para lograr ese cambio y sacar al Departamento de la crisis”, aseveró.