La Guajira, departamento de grandes retos en Derechos Humanos: Oficina Alto Comisionado de Naciones Unidas

La Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, viene promoviendo en el Departamento a través de la alianza ‘La Guajira Elige Bien’, los derechos inherentes al ser humano que tienen que ver con la educación, salud, libertad de expresión, religión, de reunión, de participación, entre otros.

El objetivo, entre otros, es el llamado a la ciudadanía para que se interese en saber si en los programas de Gobierno entregados por los candidatos a la Gobernación de La Guajira y las alcaldías al momento de su inscripción, contemplan el tema de los derechos humanos, lo que les ayudará de alguna manera a ejercer un voto informado.

Es bueno recordar que son seis los candidatos a la Gobernación de La Guajira, como Delay Magdaniel Hernández, Nemesio Roys Garzón, Jorge Pérez Smit, Fabián Fragozo Hanni, Luis Guerrero y Armando Pérez Araújo.

En tanto, para la Alcaldía de Riohacha aspiran José Ramiro Bermúdez Cotes, Blas Quintero Mendoza, Gerson Castillo Daza, Pablo Fonseca Deluque, Dulmis Curvelo Gámez, Manuela Deluque, Euclides Redondo Peralta, Jesús Ariza Acosta y Wilder Navarro Quintero.

¿Sabías que el próximo mes de octubre cuando te acerques a la urna de votación estarás ejerciendo un derecho humano?

¿Conocías que elegir el gobierno de tu localidad o ser elegido tiene una relación directa con los derechos de todas las personas?

Pues bien, elegir a alguien como alcalde, gobernador o presidente es un derecho, y para que recuerdes, además, que quien sea elegido en tu región tiene obligaciones para hacer realidad otros derechos humanos, como el agua potable, la educación, las vías, la salud o el empleo, entre muchos más.

Los aspirantes a la Gobernación de La Guajira participaron recientemente en el debate promovido por la estrategia ‘La Guajira Elige Bien’.

 

En 1948 fue redactada la Declaración Universal de Derechos Humanos –Dudh–, un documento que está vigente y consigna los mínimos derechos que deben ser garantizados para cada persona. La Declaración es acogida hoy por 193 Estados del mundo, entre ellos Colombia.

Los derechos humanos son inherentes para las mujeres, hombres, niños y niñas, son indivisibles; son todos igualmente importantes y no pueden ser posicionados en ninguna jerarquía. Ningún derecho humano puede ejercerse completamente sin que se ejerzan los otros.

Dicho de otra forma, la negación de un derecho dificulta el disfrute de los otros. Por eso, elegir a un gobernante implica que analices antes de hacerlo, en qué derechos te va a garantizar o no, ese candidato durante su gobierno, pero no solo a ti, sino a todas las personas de tu comunidad sin ninguna discriminación.

La Guajira es un departamento de grandes retos en materia de derechos humanos. Por eso, ustedes como parte de esta sociedad deben mirar con lupa este aspecto, por ejemplo: si en sus planes y propuestas de políticas públicas respetan y promueven derechos como la salud y/o la educación gratuita y de calidad para todas y todos, no solo para quienes lo eligieron; si respeta la libertad de expresión, religión, reunión y participación; si en sus propuestas de trabajo y emprendimiento incluyen más y mejores oportunidades para que las víctimas, las personas con alguna discapacidad, las mujeres, jóvenes y población Lgbti tengan mayores opciones de avanzar en sus derechos económicos, sociales y culturales; si avanza o retrocede en materia de género.

En fin, los derechos humanos son una ruta que indicará las obligaciones de los futuros funcionarios del Estado y los derechos que puede exigir. Si reconoce la importancia de derechos como el agua, el ambiente sano y alimentación como derechos y pilares de su propuesta, siendo estos últimos, vitales para los guajiros.

Artículo 21

¿Cómo surgió el derecho a participar en el gobierno? En la Dudh que mencionamos antes, está el artículo 21, que hace referencia a este derecho, bien sea por medio del voto y la elección de alguien que te represente, o bien sea porque eres candidata o candidato y tendrás la obligación de garantizar los derechos de las personas que viven en el lugar en el cual desempeñarás un cargo de elección popular.

El artículo 21 llama a que se celebren elecciones periódicas y genuinas, mediante voto universal y secreto, y también establece que “toda persona tiene el derecho de acceso, en condiciones de igualdad, a las funciones públicas”.

Dicho artículo, al convertir en un derecho humano fundamental los elementos centrales de la democracia, refleja la rotunda declaración del Preámbulo de la Dudh, según la cual “es esencial” que los derechos humanos sean protegidos por la ley, a fin de que la persona no se vea obligada al supremo recurso de rebelión contra la tiranía y opresión.

En estos últimos años, el número de países alrededor del mundo que celebran elecciones periódicas y libres se incrementó. Sin embargo, las democracias no consisten solo en elecciones: también dependen de canales efectivos para garantizar una amplia participación de los ciudadanos en debates sobre las políticas públicas y la toma de decisiones, incluyendo a nivel local y regional. El Estado de Derecho y los derechos humanos son indispensables para lograr un verdadero sistema democrático.

Incluso, democracias que funcionan bien de manera general pueden acusar limitaciones significativas, tales como el número de mujeres en la vida pública. De acuerdo con la Unión Interparlamentaria, el porcentaje medio global de mujeres miembros de algún parlamento es de 24% y cuatro parlamentos nacionales no cuentan con mujeres aún.

El número de mujeres ministras también es un indicativo de la voluntad política que existe en un país para que este sea verdaderamente democrático en términos de equidad de género. Los países nórdicos en particular han hecho grandes esfuerzos para construir una sociedad basada en la equidad de género y el actual gabinete noruego está compuesto por la misma cantidad de hombres que de mujeres.

En ese sentido, es importante que las mujeres guajiras se animen a participar de los espacios políticos y contiendas electorales. Sus aportes a la construcción de un departamento que avance hacia el respeto y garantía de los derechos humanos, es fundamental.