Magistrada Paulina Leonor Cabello advierte que el magistrado Jhon Rusber Noreña actuó en derecho

La magistrada Paulina Leonor Cabello da respuesta al recurso del alcalde de Manaure, Juan José Robles Julio, sobre el auto interlocutorio tutela del 15 de octubre de 2020, donde Jhon Rusber Noreña Betancourth, en calidad de magistrado sustanciador a través de una decisión unitaria, declaró la nulidad de la acción tutelar que le permitía seguir en el cargo, advirtiendo que no era competente el juez de San Juan, sino el Consejo de Estado.

En tal sentido la togada indicó que el citado magistrado, sí es el competente para resolver de fondo la situación planteada.

El caso  tiene ver con una decisión del magistrado Noreña, quien negó una solicitud del alcalde Robles Julio, en relación con que el Tribunal Superior de Riohacha revocó un auto interlocutorio de tutela, donde se declaraba todo lo actuado en el proceso que se le sigue por una demanda al acto de su elección, así como la providencia del Juzgado Promiscuo de San Juan del Cesar, que concedió la medida provisional que le permitió seguir en el cargo.

“La competencia para resolver de fondo su solicitud se encuentra radicada en  cabeza del magistrado Jhon Rusber Noreña Betancourth, quien adoptó la decisión que ahora censura, por cuanto la suscrita no tuvo conocimiento del proceso tutelar referenciado en el párrafo anterior, ni por qué le fuera repartido para su resolución, ni para efectos de alguna decisión al interior del mismo”, indica la magistrada.

Precisa que se hace necesario ilustrar al señor Juan José Robles Julio, en el sentido que la declaratoria de nulidad en el trámite de una acción de tutela, es de aquellos autos que pueden ser resueltos por el magistrado ponente a través de decisiones unitarias, sin que ello implique una transgresión a derechos fundamentales como el debido proceso.

Responde también “que la solicitud para el trámite de la súplica elevada por Robles Julio debe ser declinada, por cuanto se recalca que al interior de un proceso tutelar no es factible la utilización de recursos ordinarios, tal como fue expuesto en párrafos anteriores; y si en gracia de discusión lo anterior no fuera suficiente, de cualquier forma este despacho no puede adelantar ningún trámite en lo que respecta a la acción de tutela que referencia el señor Robles, por cuanto dicho negocio no correspondió al conocimiento de esta funcionaria judicial”.

En el documento en referencia, la magistrada responde que en lo que respecta a la admisión y término para fallar una acción de tutela de segunda instancia, factible resulta exponer que bajo los términos del inciso 2 del artículo 32 del Decreto 2591 de 1991, “el juez que conozca de la impugnación, estudiará el contenido de la misma, cotejándola con el acervo probatorio y el fallo”.

Para concluir, y ya abordando la petición radicada por Juan José Robles Julio el 21 de octubre del hogaño, “donde solicita que esta funcionaria se declare impedida para seguir conociendo de la acción de tutela rad. 44-650-31-89-001-2020-00238, debe informarse que no es factible un estudio de fondo de los ataques vertidos en el referido escrito, en tanto dicha acción de tutela no fue objeto de reparto ante este despacho, ni en primera instancia ni para el trámite de la impugnación, por lo cual a la fecha desconocemos el contenido de dicho proceso, haciendo inviable la declaratoria de impedimento”.