No existe inhabilidad para que el nuevo gerente del hospital de Uribia asuma el cargo

De acuerdo a una consulta realizada a la Función Pública, el nuevo gerente del Hospital Nuestra Señora del Perpetuo Socorro de Uribia, Alexander Javier Quintero Ospino, no está inhabilitado para ejercer el cargo a pesar de su parentesco con la secretaria de Salud de esa localidad.

La consulta fue contestada el 8 de enero de 2020, bajo radicado 20209000008172.

{module Avisos InText 1}

“Conforme con lo señalado anteriormente y una vez revisado el régimen de inhabilidades e incompatibilidades, no se evidenció alguna disposición que consagre una inhabilidad para que sobrino del secretario de Salud de un municipio pueda ser nombrado como gerente de una Empresa Social del Estado, teniendo en cuenta que el respectivo nombramiento corresponde al alcalde del municipio”, se indica en la comunicación.

Se expresa que como quiera que la prohibición se encamina a restringir que quien tenga la función nominadora en una entidad, nombre a su cónyuge o compañero permanente o a sus parientes en los grados indicados en la disposición constitucional citada, se colige que en caso que el pariente no tenga la función nominadora dentro de la entidad, no existe inhabilidad alguna para que se vincule como empleado en una misma entidad pública.

{module Anuncio Outstream InText}

“No obstante, a partir de los hechos señalados en su escrito de consulta, se precisa que en caso de presentarse un conflicto de interés, deberá acudirse a lo dispuesto en el artículo 40 de la Ley 734 de 20022, según el cual todo servidor público deberá declararse impedido para actuar en un asunto cuando tenga interés particular y directo en su regulación, gestión, control o decisión, o lo tuviere su cónyuge, compañero o compañera permanente, o sus parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad, segundo de afinidad o primero civil, o su socio o socios de hecho o de derecho; para cuyo trámite deberá adelantarse el procedimiento previsto en los artículos 11 y 12 de la Ley 1437 de 2011, para efectos de analizar el impedimento o la recusación”, se indica en el documento.