“No hemos adjudicado contrato a dedo”: administradora Temporal de Agua Potable

Loana Pinto Arredondo, administradora Temporal de Competencia de Agua Potable, salió al quite de las acusaciones en su contra por posibles manejos irregulares dados a conocer por el abogado Janer Pérez, que tienen que ver con algunas licitaciones, y aseguró que no ha adjudicado contrato “a dedo”.

En ese sentido, expresó que a la fecha no se ha adjudicado el contrato de optimización hidráulica del acueducto del Distrito de Riohacha (Micromedición).

La funcionaria agregó que en meses pasados se intentó adjudicar el mencionado contrato a través de la licitación pública No. 001 del 2019, la cual fue declarada desierta porque los proponentes no cumplieron con los requisitos habilitantes exigidos por la administración, y por lo tanto se encuentran preparando el proceso de selección abreviada para adjudicar el contrato respectivo.

Sobre el concurso de méritos No. 001 del 2019, no se han presentado irregularidades en el trámite del proceso, y se ha revisado cada una de las propuestas allegadas, señalándole a los proponentes los defectos y falencias en que han incurrido, dentro del marco de la ley, con el fin de que los proponentes subsanen dichas faltas.

“Se hace la salvedad de que solo son subsanables aquellas falencias o deficiencias que se presentan en aspectos que no otorgan puntaje, por ser estos requisitos habilitantes de acuerdo a la Ley de contratación estatal y a la jurisprudencia del Consejo de Estado”, dijo Pinto Arredondo.

En ese mismo sentido, la administradora Temporal de Agua Potable aseguró que todas las observaciones realizadas al proyecto del pliego, al pliego definitivo y los informes emitidos han sido respondidas por el comité evaluador del proceso, el cual fue designado mediante la Resolución No. 020 de 2019.

“Debemos aclarar que ninguno de los proponentes aportó a la oferta presentada el programa general de trabajos a realizar exigido en el literal (D) denominado plazo de ejecución del contrato”, refirió.

Aclaró, además, que no han adjudicado contrato alguno “a dedo”, porque representa a una entidad respetuosa y defensora de las normas de la contratación estatal y del principio de transparencia y selección objetiva.

“En el curso del proceso CMA 001 del 2019, se ha respetado el debido proceso y se ha dado la oportunidad a los proponentes para que subsanen los errores en que han incurrido conforme a la ley y los principios”, subrayó.