Obispo de Riohacha hace llamado contra la violencia, y a trabajar por equidad social

El obispo de Riohacha, monseñor Francisco Ceballos, volvió a expresar su preocupación por el aumento de la violencia en el departamento de La Guajira. El sacerdote expresó su rechazo a los crecientes casos de robos y asesinatos en ciudades como Riohacha y Maicao. 

“Manifestamos nuestra preocupación y repudio; hechos que, además de afectar la seguridad ciudadana, lastiman la convivencia fraterna y debilitan los fundamentos que garantizan la paz social. Manifestamos, igualmente, nuestra voz de solidaridad con aquellas familias y personas que se han visto afectadas por este fenómeno de muerte e inseguridad”, dijo monseñor Ceballos en un comunicado presentado a nombre de la Diócesis. 

En su comunicación, el obispo de Riohacha presentó un diagnóstico sobre la raíz de los problemas que han ocasionado la crisis social y moral que vive el departamento actualmente. “ La injusticia, la falta de acceso a las necesidades básicas, la impunidad, el machismo, el deseo de venganza, el desempleo, el enriquecimiento ilícito fruto de la corrupción, del narcotráfico y del contrabando; la débil cohesión en la familia, el consumismo, la propagación mediática de la violencia y la inseguridad. Todas estas causas y males socavan el valor sagrado de la vida”, dijo el sacerdote. 

Por lo anterior, la Iglesia le hizo un llamado a las autoridades del departamento para trabajar “más por la equidad social, que permitan a todos los ciudadanos, en especial a los que pertenecen a los sectores más vulnerables, a acceder al cuidado integral de su salud, a una educación de calidad, a fuentes de empleo dignos, a vivienda e infraestructura que les permita una vida y saludable”. También pidió monseñor Ceballos a las fuerzas del orden “mantener y garantizar la seguridad en la región. A los actores violentos y causantes de tanta descomposición, los invitamos a una conversión del corazón, según las palabras Señor al iniciar su ministerio pastoral: “Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios; convertíos y creed en el Evangelio”. 

Finalmente, monseñor Ceballos habló de la nueva crisis en las relaciones entre Cerrejón y sus trabajadores. “Sea esta la ocasión para invitar, tanto a las directivas de la empresa Cerrejón como a sus trabajadores, al diálogo que lleve a buscar el bien de la empresa y de cada uno de sus trabajadores y de sus familias, concluyó el alto sacerdote católico.