Tribunal administrativo admite una demanda contra el diputado Delay Magdaniel Hernández

En demanda de nulidad electoral presentada por el aspirante a la Asamblea de La Guajira, Olimpo Núñez de Armas, por conducto del abogado Francisco Cuello Duarte, el Tribunal Administrativo de La Guajira, en Auto de febrero 3 de 2020, admitió la demanda en primera instancia y corre traslado de la misma al demandado, al movimiento político que lo avaló y al Ministerio Público.

La demanda consta de dos pilares fundamentales como argumentos jurídicos: violación al debido proceso y principio de confianza legítima.

Sobre la violación al derecho a la igualdad, el abogado Cuello Duarte, argumenta que “cuando la autoridad electoral entrega la credencial al señor Delay Magdaniel Hernández, candidato perdedor a la Gobernación de La Guajira, además de lesionar los derechos adquiridos del señor Olimpo Núñez de Armas, quien ocupó la curul #11, desconoce el principio de eficacia del voto y viola también el derecho a la igualdad, pues no puede existir una norma que beneficie a unos pocos y perjudique a otros, sin ninguna razón jurídica o social, pues en el Senado y en la Cámara de Representantes, no hubo desplazamiento alguno”.

En el caso del principio de confianza legítima, explica que todo cargo público de elección popular tiene establecido sus requisitos en una norma constitucional o legal, que debe cumplir todo aspirante para someterse a las reglas del juego, sin estar sujeto a una eventualidad o a casos del azar. Los requisitos para ser diputado están señalados en el artículo 299 de la Constitución Política y Olimpo Núñez de Armas, los cumplió.

“La demanda va en contra de la injusticia institucional, por hechos del Congreso de la República al producir una norma confusa y llena de vacíos jurídicos que lesionaron a numerosos candidatos que ganaron su curul pero perdieron la oportunidad de ser diputados o concejales en su jurisdicción”, dijo el jurista.

Manifestó, que con la demanda busca que el juez de conocimiento (Tribunal Administrativo y la segunda instancia ante el Consejo de Estado) realice un estudio de ponderación y de proporcionalidad sobre el caso concreto, que no tiene antecedentes jurisprudenciales, y diga cuál de los dos candidatos tiene más peso, o si ambos son merecedores de la credencial respectiva.