Adolfo Pacheco se mece entre ‘La hamaca grande’ de San Jacinto y el ‘Cuna de Acordeones’ de Villanueva

La edición 41 del Cuna de Acordeones de Villanueva le rinde homenaje al reconocido compositor sanjacintero Adolfo Pacheco Anillo, quien es reconocido a nivel mundial en el folclor vallenato por su canción ‘La hamaca grande’, internacionalizada por Carlos Vives y con ellos uno de los mejores merengues de su autoría ‘El viejo Miguel’, inmortalizada por los Hermanos Zuleta ‘Poncho’ y ‘Emilianito. Reconocimiento más que merecido a uno de los juglares más emblemáticos del vallenato.

Adolfo Pacheco Anillo es una mezcla de blanco con negro e indígena. A lo largo de su vida ha estudiado el origen de sus antepasados. Su bisabuelo paterno era de Ocaña y llegó a San Jacinto, alrededor de 1850, durante la fiebre del tabaco, era blanco y pecoso, probablemente de ascendencia española, varios años después se casó con Crucita Estrada, una negra recién liberada de la esclavitud. Su abuelo paterno, Laureano Antonio Pacheco Estrada, fue quien descubrió en él su inclinación por la música, él era tamborero de gaita.

La madre de Adolfo cantaba a voz, pasillos, vals y boleros, en su casa; de sus recuerdos infantiles aún tiene fresco en su memoria el primer verso que hizo a los seis años de edad, que es un canto indio en ritmo de puya ‘Mazamorrita cruda’, y que años después terminaría de componerlo. Estudió Derecho en la Universidad de Cartagena, iniciando los estudios correspondientes en 1976, terminándolos en 1980 y graduándose en 1983. Autor también de composiciones de renombre nacional como ‘El mochuelo’, ‘Mercedes’, ‘El cordobés’, ‘Tu cabellera’, ‘Me rindo majestad’, ‘No es negra es morena’, ‘El tropezón’, ‘Canto a mi machete’, ‘Fuiste mala’, ‘La demanda’, ‘Diosa de piedra’, entre tantas composiciones de este gran juglar de la música vallenata. Hizo varias canciones satíricas, tales como ‘El pintor’, ‘El mochuelo’ y le salta la nostalgia de su padre con la canción ‘El viejo Miguel’.

Carlos Vives le grabó al maestro Adolfo Pacheco su célebre canción ‘La hamaca grande’, la cual refleja su compadrazgo con Ramón Vargas.

 

Durante los días 19, 20 y 21 de septiembre se realizará el homenaje que el Festival Cuna de Acordeones le rinde a Adolfo Pacheco Anillo con todos los honores. Sus canciones serán ejecutadas por el vicepresidente de la Fundación del Festival Cuna de Acordeones, Orangel ‘El Pangue’ Maestre Socarrás, rey del Festival Vallenato del año 1984 y finalista indiscutible del Rey de Reyes del año de 1987 donde siendo un pelao’ le dio clases a los grandes del folclor en esas calendas.

Orangel ‘El Pangue’ Maestre, representante de una de las grandes dinastías villanueveras, el hijo de Tomás Camilo ‘Milo’ Maestre, uno de los grandes saxofonistas que ha tenido Villanueva y de Gloria Socarrás, una de las fundadoras del Festival Cuna de Acordeones, quien ejecuta el acordeón de manera magistral. ‘Pangue’ ha sido un consagrado artista de nuestra música vernácula y también ha sido rey del Festival Cuna de Acordeones. ‘Pangue’ representa el conocimiento y la experiencia en el Consejo Directivo de la Fundación Festival Cuna de Acordeones.

El periodista Ismael Fernández Gámez ha servido de moderador en varias conferencias a donde invitan al maestro sanjacintero.

 

El pueblo de Villanueva se deleitará con las composiciones del maestro Adolfo Pacheco Anillo y de anécdotas sobre cómo compuso las canciones que han inmortalizado al vallenato tradicional en el mundo entero. Felicitaciones al Consejo Directivo en cabeza de su presidente José Félix Lafaurie Rivera, por este homenaje a uno de los grandes de la música vallenata. Villanueva se engalanará de visitantes de toda la geografía nacional, quienes vivirán de cerca la hospitalidad y la nobleza de este pueblo guajiro. Bienvenido Adolfo Pacheco a esta tierra que es tu tierra. ¡Juepa je, qué vivan los acordeones y su cuna!