José María González, soldado sanjuanero que integró la Fuerza Multinacional de Observadores en el Sinaí

A este sanjuanero desde muy joven le gustaba la milicia, cada vez que se encontraba con los militares comenzaba a observarlos y a imitarlos, en su hogar realizaba ejercicios, hacía flexiones de pecho, trotaba con sus familiares, amigos, vecinos y paisanos.

Nació en San Juan del Cesar el 28 de febrero de 1964, es hijo de Pedro Francisco González y Aura Julia López Daza, está casado con Liduvina Margarita Subiría, tiene 5 hijos: José María, Amneris, Augusto Elías, Luis Ángel y Andrea Carolina; realizó sus estudios de bachillerato en la Institución Educativa Ana Joaquina Rodríguez de Cañaverales.

Como soldado profesional, ingresó al Ejército de Caballería Rondón No. 2 de Buenavista Guajira, el 2 de febrero de 1983.

Por su desempeño, conducta y disciplina fue seleccionado por el Ministerio de Defensa en enero de 1984 para integrar el Batallón Colombia No. 3 para viajar a la península desértica del Sinaí (Egipto), ubicada entre los golfos del Suez y de Akaba. Antes de realizar este viaje fue entrenado durante 6 meses en la Base de Tolemaida, Tolima.

Una vez que llega a la Base del Gorah en el Sinaí, se encuentra con los otros batallones que integran la Fuerza Multinacional de Observadores: Australia, Canadá, Colombia, Estados Unidos, Francia, Italia, Nueva Zelanda, Noruega, Reino Unido y Uruguay, cuyo lema era ‘Unidos en servicio para la paz’, (United in service for peace).

Esta fuerza internacional, creada el 3 de agosto de 1981, tiene como objetivo supervisar y mantener la paz entre Egipto e Israel. Entretanto la supervisión de los tratados se basa en cuatro tareas: operativos de control con puestos de observación y patrullas de reconocimiento; verificación de las condiciones del tratado de paz por lo menos 2 veces al mes; verificación del tratado a petición de cualquiera de las partes en 48 horas; y garantizar la libertad de la navegación marítima internacional en el estrecho de Tiran y el acceso al golfo de Akaba.

El Batallón Colombia estaba distribuido en dos bases, las cuales hacían un relevo cada 15 días y cuya misión es prestar el servicio de seguridad y orden evitando la confrontación entre estos dos países.

La estadía de esta fuerza en estos países ha cumplido su objetivo con mucho éxito durante 29 años, dando como resultado un ambiente tranquilo donde se respira una paz duradera.

José María es condecorado con 3 medallas por parte de la fuerza multinacional, por haber representado excelentemente a Colombia en el Sinaí.

Cada mes les concedían descanso y los trasladaban en buses para que conocieran ciudades importantes como Tel-Aviv, El Cairo, el centro turístico de Israel, Belén, Jerusalén, el Mar Muerto, Mar Mediterráneo, las Pirámides de Egipto, la Calle de las Gloriosas, el Muro de los Lamentos, el Monte del Sinaí, el Gólgota y el Temple del Mundo.

Actualmente se encuentra trabajando como vigilante en una empresa donde se desempeña con mucha altura prestando un servicio a la comunidad, poniendo en práctica todos sus conocimientos en el área de la seguridad y la vigilancia.