Karina Garantivá la artista guajira que demuestra su talento en los escenarios españoles

El empeño, la disposición y perspicacia, propios de la mujer guajira, han sido demostrados en múltiples escenarios a nivel nacional e internacional, propiciando que el talento artístico trascienda fronteras.

Esta vez sobresale Karina Garantivá, quien estudió danza y actuación. Actualmente, reside en Madrid, España, ciudad hacia donde se trasladó en 2001, con el fin de iniciar su carrera en Arte Dramático.

Los años y el esfuerzo dedicados a la expresión artística que le apasionan, facilitaron el desarrollo del primer trabajo actoral de Karina en la obra ‘Presas’ (2006) la que le abrió las puertas a otros proyectos como ‘Maniquís’, en compañía del director Ernesto Caballero. Posteriormente en 2008 ingresó a trabajar en la empresa Teatro El Cruce, permitiéndole tener el papel de productora.

Luego de aproximadamente seis años de experiencia profesional, decidió crear el emprendimiento ‘Primas de riesgo’, empresa conformada por mujeres, donde logran iniciar proyectos propios en torno al teatro. Posteriormente, innovó a través del ‘Laboratorio primas de riesgo’espacio en el cual la investigación, el desarrollo de nuevas ideas y la conversación artística son los principales protagonistas.

Durante ese mismo periodo, logró escribir su primera obra llamada ‘Runners’, comedia que narra la vivencia de Marcos, quien se inscribe en una maratón, con el fin de eliminar la monotonía; sin embargo, enfrentará múltiples obstáculos, permitiéndole a los espectadores cuestionarse acerca de las frustraciones cuando el único objetivo en la vida es conseguir el éxito.

La amplia experiencia de esta guajira, permitió que los miembros del Centro Dramático Nacional la escogieran para ser parte de ‘Naufragios de Álvar Núñez’, obra escrita por José Sanchis Sinisterra, bajo la dirección de Magüi Mira (ganadora del Premio Valle-Inclán de Teatro y la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes).

La obra fue ambientada en la conquista de América y basada en los relatos de Álvar Núñez Cabeza de Vaca, un español de la época, donde Karina Garantivá encarnó a una mujer de origen indígena.

La puesta en escena estaba prevista para ser realizada en uno de los escenarios más representativos, pertenecientes al Ministerio de Cultura y Deporte de España (Teatro María Guerrero, Madrid) con el fin de permitirles a los amantes del teatro disfrutar del espectáculo financiado, gracias a la misma entidad. Resulta importante destacar la forma en que fue narrada la historia, pues inicialmente Sanchis Sinisterra examina un punto de vista diferente, adentrándose en sentimientos como el respeto y cariño, experimentados por Álvar y la enamorada. Luego, evidenció el proceso multicultural, teniendo en cuenta la voz de las tribus indígenas, personificadas desde el papel de Karina, quien tomó inspiración de su niñez, etapa durante la cual estuvo rodeada por los grupos wayúu y kogui.

Fuente: enfoquelifestyle.com