Rafael Manjarrez, el compositor de las metáforas y el poeta hiperbólico del vallenato

Las composiciones metafóricas e hiperbólicas de Rafael Manjarrez en cada uno de los cantos vallenatos, nos lleva al verdadero realismo mágico narrado en canciones, sin que ellas puedan calificarse de exageración. Cada argumento expresado en las poesías de Rafael Manjarrez, viene preñado de sentimientos y esa disposición emocional del compositor la transmite a través de cada canción a las personas que escucha, canta y hasta tiene la misma vivencia sentimental, tanto que la convierte en su realidad amorosa.

En la cronología de sus canciones desde 1978 hasta nuestros días, encontramos que el recurso literario utilizado en cada una de ellas no deja de ser enriquecedor para el intelecto porque aparte del costumbrismo encontramos una fraseología con expresiones que lleva al disfrute del contenido de sus canciones hasta fortalecer nuestro acervo. No se trata de convertir este reconocimiento en copiar y pegar el contenido de cada una de las canciones de Rafael Manjarrez, porque lo mejor es escucharlas que describirlas y ellas están plasmadas en los LP y los CD que él ha grabado o han sido interpretadas por diferentes artistas, así como en la obra que escribió Guillermo Barreto Vásquez titulada: ‘Rafa Manjarrez, vida y obra de un trovador en la modernidad’ o en las intervenciones que ha hecho su mejor biógrafo como es su amigo y compadre Iván Fuentes Acosta.

Lo que aquí estamos haciendo es ratificar mediante este escrito, el reconocimiento a la persona que ha forjado en sus canciones, su sapiencia y profesionalismo al servicio de los seguidores de sus melodías, al compositor que ha plasmado la cultura y la naturaleza de La Guajira, inspirado por el trémulo chorro de la ‘Vela de Marquezote’, así como los devenires y la belleza de las mujeres que hacen parte de la musa de su inspiración, pero que al llevarla al plano de quienes las escuchamos, las musas inspiradoras pierden ellas su divinidad y se convierten en la inspiración del colectivo que la canta y siente cada verso.

La tarima de La Jagua del Pilar lleva el nombre del compositor Rafael Manjarrez, en su honor.

 

En cualquier momento de la lontananza de su inspiración, La Guajira en general no se ha salido de la pluma de ‘Rafa’ Manjarrez. Nosotros tranquilamente podemos escuchar cualquiera de las siguientes canciones y allí está referenciado el departamento que lo vio nacer, entre ellos, ‘Desenlace’, ‘Mi Media Naranja’, ‘A una querida amiga’, ‘Ausencia sentimental’, ‘En la tierra mía’, ‘No estaba escrito’, y ‘Benditos versos’, entre otras canciones que se escenifican en esta tierra peninsular, la misma comarca que vio nacer el 24 de marzo de 1960 en el hogar de Manuel Enrique Manjarrez y Sabina Mendoza de Manjarrez.

La vida romántica y enamoradora de este insigne compositor de la música vallenata la podemos resumir en este fragmento con algunos títulos de sus ‘canciones lindas’ que la ha dado a conocer en medio de sus ‘Benditos Versos’.

Las canciones de Rafael Manjarrez han extasiado a más de un desprevenido enamorado que entre versos y versos ha narrado el mejor ‘Desenlace’ de su vida, especialmente con la ‘Provincianita’ con quien fingiendo ‘Aquel amor’ hubo una ‘Simulación’ amorosa que lo llevó a una ‘Pesadilla de amor’ y de allí mismo se ha inspirado en ‘Una canción especial’ llamada ‘Mi media naranja’. ‘No se me equivoque’ fue lo que le dijo ‘Con toda el alma’ el hijo de La Jagua del Pilar a esa ‘Señora’, cuando ‘En este sitio’ compuso en ‘Una ocasión especial’, ‘A una querida amiga’ la canción titulada: ‘Así no es ella’.

Que maravilloso es pasearse por las canciones de Rafael Manjarrez, el compositor de las metáforas y el poeta hiperbólico del vallenato, canciones que en su contenido no dejan de ser las figuras de amor, basado en el plano real de quienes seguimos y vivimos sus canciones.