‘Toby’ Murgas y Ender Alvarado, 40 años de historia musical con ‘Quiero’ y ‘Campesina Ibaguereña’

El 18 de septiembre de 1980, la ciudad de Riohacha vivió una verdadera explosión musical al circular entre familiares y amigos la producción discográfica en LP de los ‘Sorprendentes’, interpretada por el canto de ‘Toby’ Murgas con el acordeón de Ender Alvarado.

A este binomio, muchos en la capital guajira los llamaron ‘Los punteros’ por el hecho de haber nacido en el corregimiento de La Punta de los Remedios, que para la época correspondía al municipio de Riohacha y hoy pertenece a Dibulla, mientras que en el Sur del Departamento y las emisoras de Valledupar los anunciaban como los ‘Los riohacheros’.

‘Toby’ y Ender fueron más que ‘Sorprendentes’ debido a que desde el primer día sonaba de lunes a lunes en las parrandas y otras actividades del mundo del jolgorio en La Guajira, el LP completo en las dos caras.

Sobre todo con la pléyade de compositores, cuyos temas quedaron grabados en la memoria de los amantes de la música vallenata, entre ellos ‘Quiero’ (Édgar Rojas Murgas), ‘Campesina Ibaguereña’ (Wilson Rafael Sánchez), ‘Las piedras del río’ (Rosendo Romero), ‘Con la misma medicina’ (Marciano Martínez), ‘Mendigo de amor’ (Joaquín Salazar), ‘La picardía’ (Ricardo Brito), ‘Esta noche me declaro’ (Lenín Bueno Suárez), ‘Un mundo de penas’ (Álvaro González) y ‘Cállate’ (Rafael Manjarrez Mendoza).

Pareciera que no hubiera sido  fácil irrumpir al interior de la hegemonía vallenata que tenían en ese momento los conjuntos de la talla de Diomedes Díaz, ‘Poncho’ Zuleta, Jorge Oñate, Alfredo Gutiérrez y el Binomio de Oro, entre otros.

En ese momento, ‘Toby’ y Ender cuando salieron el 18 de septiembre de 1980 con tremendo catálogo de canciones, opacaron a quienes tenían la supremacía en las presentaciones musicales, tomando el liderazgo hasta el día en que ocurrió el desagradable momento del asesinato de su acordeonero.

Sus canciones se fueron posicionando, liderando en sonada ‘Quiero’ de Édgar Rojas Murgas y ‘Campesina Ibaguereña’ de Wilson Rafael Sánchez. A esas dos canciones les tocó competir con las que en su momento también posicionaban otros artistas, es el caso de ‘Mi hermano y yo’, ‘Pa toda la vida’ y ‘El Viejo Migue’ con Los Hermanos Zuleta; de Diomedes Díaz ‘Fantasía’; del Binomio de Oro ‘Sombra pérdida’ y ‘Murió una flor’; Otto Serge y Rafael Ricardo ‘Lejanía’; Adaníes Díaz y Héctor Zuleta con ‘El cobarde del pueblo’ y Alfredo Gutiérrez ‘Dos mujeres’, entre otros. Cuatro décadas después, ‘Quiero’ y ‘Campesina Ibaguereña’ hacen parte de la antología vallenata.

‘Los Sorprendentes’

La Punta de los Remedios, hoy corregimiento del municipio de Dibulla, vio nacer a dos hijos que el destino unió para hacer dos grandes producciones discográficas de las que también se desprendieron otros éxitos vallenatos.

‘Sorprendentes’, así fueron catalogados ‘Toby’ Murgas con el acordeón de Ender Alvarado al entregar los éxitos ‘Quiero’ y ‘Campesina Ibaguereña’.

Rafael Tobías Murgas Bermúdez, conocido artísticamente como ‘Toby’ Murgas,  lleva la vena musical por los Murgas y los Moscote, por su timbre de voz se le conoce como ‘El cantor del norte’ o ‘El cohímbre de América’, su pasión por el vallenato sucedió cuando tenía escasos 6 años, escuchando música de los artistas del género del momento.

En 1971 formó parte de un grupo musical que se denominó ‘Los emblemáticos guajiros’ creado en el barrio Libertador de Riohacha, el cual solo contaba con cinco instrumentos.

Esos inicios fueron los que sirvieron de fogueo, en donde tocaban algunos instrumentos de percusión, hacía coros hasta que le llegó el momento de cantar al lado de Ender Alvarado, y es allí en donde Lenín Bueno Suárez los contacta con Discos Phillips y logran grabar sus dos producciones discográficas.

Ender Adalit Alvarado Varela, acordeonero conocido como Ender Alvarado, quien se inició en la música sacándole sonidos a picos de botellas emulando al de las dulzainas.

En el año de 1968 conformó su primer grupo en su tierra natal, cuyos integrantes fueron Ladimiro Freyle (voz),  Alcides Redondo (guacharaca), Manuel Pacheco (caja), Quintín Ruíz (tumbadora) y los timbales de Dionisio Lindo, luego fue interesándose por el acordeón, tal es así que se vio en la necesidad de quitarle prestado a través de su tío Ernesto Redondo que vivía en Mingueo.

Años después, le llegó en firme su dedicación por este instrumento, cuando el dirigente político Eduardo Abuchaibe Ochoa al fascinarle las notas de ese muchacho, le regaló uno totalmente nuevo, ocasionándole este cierta dificultad en su manipulación, ya que estaba acostumbrado era al viejo y flácido acordeón, hasta que poco a poco le fue cogiendo el golpe. Posteriormente se trasladó para Riohacha en donde en el año de 1971 montó el grupo de ‘Los Alegres Punteros’, hasta encontrase en Riohacha con ‘Toby’ Murgas, en donde hacen sus grabaciones.

Cuarenta años después ‘Los Sorprendentes’ con sus éxitos ‘Quiero’ y ‘Campesina Ibaguereña’, tienen su posicionamiento en la antología vallenata, convertido en unos verdaderos clásicos de la música vallenata.