Una mujer quedó al mando de la Salud en el departamento de La Guajira

Después de tres años de intervención, el Gobierno departamental asumió las competencias del sector salud, en medio de unas enormes dificultades que se viven por la pandemia del Covid-19 que ha alterado los distintos programas que se deben cumplir en beneficio de la comunidad.

Las competencias de la Salud las asumió en todo el sentido de la palabra la secretaria del ramo, Rosario Moscote, quien durante cinco meses trabajó de la mano del administrador Temporal Julio Sáenz, lo que considera como un gran avance porque le permite el pleno conocimiento del área.

La funcionaria tiene claro que se deben redoblar los esfuerzos para cumplir con los indicadores que quedaron pendientes y que están consignados en el plan de acción que se firmó por parte del gobernador Nemesio Roys Garzón y la Administración Temporal que recién terminó.

Para ella, la situación es bastante compleja, sin embargo tiene claro que cuenta con la suficiente capacidad para demostrar con hechos que pueden cumplir con los objetivos trazados en el plan, además que finalmente cuenta con la autonomía para tomar decisiones lo que le permitirá definir nuevas estrategias de trabajo para avanzar en los diferentes programas y proyectos.

Argumentó que manejará con total responsabilidad y honestidad el sector, por un compromiso con ella misma como profesional, pero también para demostrar que hace parte de una nueva administración que cuenta con sello propio donde se privilegia el conocimiento, la responsabilidad y la honestidad.

La pandemia

La secretaria de Salud departamental, Rosario Moscote, reiteró que en el Ministerio de Salud se radicó un proyecto producto de recursos liberados para invertir en los hospitales de segundo nivel de los municipios de Riohacha, Maicao y San Juan del Cesar.

“El proyecto está en el Ministerio, ellos tienen que dar el visto bueno para seguir con el curso, estamos contando con su apoyo para todo su trámite para consolidarlo, estamos esperando el aval de ellos para hacer posible que se concrete”, reiteró.

Puntualizó que el objetivo es fortalecer esos hospitales de segundo nivel, igual se incluyen otros para que tengan al menos una mínima dotación para atender emergencias que se puedan presentar por el coronavirus.

Para la secretaria de Salud, es clave trabajar de la mano del Ministerio, especialmente en este trance por la pandemia, de allí que en reunión que sostuvo con el viceministro de Salud, Alexander Moscoso, en un puesto de mando unificado se comprometió con enviar cinco nuevos ventiladores para el Hospital San José de Maicao, que se suman a los diez recibidos por parte del Ministerio de Salud.

En medio del diálogo, expresó que todos los programas son importantes, pero de pronto algunos son cruciales como el de salud mental que se ve afectado por la pandemia, por los casos que deben atender de personas que presentan alguna afectación psicológica por el aislamiento social.

“Tenemos una línea que está disponible, es la línea de la esperanza, apoyando los programas de salud, especialmente a las personas que presenten algunas dificultades por encontrarse solas, en esa línea podemos ayudar”, sostuvo.

Recordó que la comunidad es clave para frenar la propagación del virus, razón por la cual deben seguir cumpliendo con las medidas de prevención como evitar aglomeraciones, lavarse las manos, la distancia social y el aislamiento social obligatorio, porque está en juego la vida de todos.

Su preocupación

La muerte de los niños por factores asociados a la desnutrición es una de las preocupaciones de Rosario Moscote, por eso dedica parte de su tiempo al cumplimiento de la Sentencia T-302, en medio este año de las dificultades por la pandemia.

“Este tema es de nuestra preocupación porque además de una sentencia en que todas las instituciones involucradas deben cumplir, está nuestro sentimiento como madre y mujer, por eso mi angustia porque es necesario seguir en esa tarea para proteger a nuestros niños y niñas”, expresó.

La funcionaria explicó que ese es uno de los indicadores que deben bajar, pero que lamentablemente el aislamiento sigue dificultando atender cada uno de las tareas definidas en la Sentencia T-302.

Su reto

Su reto como profesional es seguir trabajando incansablemente para sacar adelante el sector de la salud, no solo en la atención por los casos de Covid-19 sino en el cumplimento de los otros programas definidos en el Plan de Desarrollo.

“Estamos muy atentos a la tarea de trabajar ahora con más fuerza por La Guajira, reforzando los temas para llegar a cumplir algunas metas que están pendientes, algunas con bajos indicadores, sé que estamos en la pandemia que es lo prioritario ahora, pero no podemos descuidar los programas y sus indicadores como tal”, manifestó.

Moscote dejó claro lo importante que es su equipo de trabajo, quienes con su experiencia serán claves para cumplir con los objetivos propuestos. Rosario se considera una profesional idónea, con las suficientes capacidades como mujer para demostrar con resultados que la Secretaría de Salud de La Guajira está en buenas manos.