Ciclista colombiano rompe en llanto tras daño mecánico en pleno Mundial

Germán Darío Gómez protagonizó un triste episodio durante el Campeonato Mundial de Ciclismo de Ruta que se está desarrollando en Yorkshire (Reino Unido).

El joven integrante de la Selección Colombia estaba en el grupo de los favoritos para ganar la prueba de fondo de la categoría junior, cuando sufrió un daño en la llanta trasera de su bicicleta que lo obligó a detenerse y a hacerse a un lado de la carretera.

El pedalista quitó la rueda dañada para que su equipo mecánico la cambiara en el menor tiempo posible y poder volver a la carrera. Sin embargo, Gómez vio con gran frustración como varios carros técnicos pasaban a su lado sin que ninguno respondiese a su llamado de ayuda. Lo peor de todo es que el vehículo con el mecánico de la Selección Colombia no aparecía y mientras tanto el pelotón de favorito se alejaba más y más.

Con el correr de los minutos, su desesperación terminó por explotar en forma de llanto, al ver que se esfumaba la posibilidad de realizar un buen papel en el Mundial, pese a las semanas de preparación que dedicó para llegar a esta prueba.

Momentos después el carro técnico de Colombia apareció y reparó la bicicleta dañada, sin embargo Gómez ya había perdido más de 1 minuto y medio y quedó por fuera de la lucha por el triunfo de la carrera.

Luego de la prueba, el ciclista explicó lo sucedido en la carretera. «Un día un poco complicado con el averío mecánico que tuve. Saliendo de una curva, en un descenso un poco técnico, mi tubular se sale de la rueda, fue un percance que cualquiera lo puede tener», dijo Gómez.

Además explicó que tras volver a la carrera, trató de esforzarse para recuperar el tiempo perdido y alcanzar la mejor posición posible.

«Después trate de dar mi máximo esfuerzo para tratar de descontar algo al lote principal, pero no fue posible por lo numero que era y nadie me ayudaba. El esfuerzo fue muy grande, pero terminé con la frente en alto, porque traté de hacer lo mejor por representar a Colombia», concluyó.

Por su parte, el técnico de la selección cafetera, Carlos Marío Jaramillo, explicó por qué el equipo mecánico colombiano se demoró tanto en auxiliar a Germán Darío: «Traía 5 minutos y no hubo quien lo desvarara, hasta que llegamos nosotros. Los comisarios de la UCI solo dejan pasar un carro cada minuto, entonces no alcanzamos a pasar los grupos de atrás y cuando llegamos ya era demasiado tarde, se nos sale de la mano».

Finalmente Jaramillo responsabilizó a la Unión Ciclística Internacional por el retraso en la asistencia mecánica. «La UCI está cometiendo un error, es muy difícil estar compartiendo un carro con varias selecciones», concluyó.