El conflicto armado en La Guajira fue profundo y complejo: coordinador de la Comisión de la Verdad

Arturo Zea, coordinador del Caribe de la Comisión de la Verdad.

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La Comisión de la Verdad llegó a La Guajira a seguir buscando todos esos relatos de las miles de familias que vivieron en medio del conflicto armado del país para que no queden por fuera del informe final que se está construyendo.

Arturo Zea, coordinador del Caribe de la Comisión de la Verdad, explicó que con la construcción de ese informe final se busca generar una reflexión ética para que el conflicto no continúe y poder dejar atrás esa terrible disputa que causó tantas víctimas en la población civil.

En el caso de La Guajira, expresó que el conflicto armado se redujo al informe sobre la masacre de Bahía Portete, donde incluso hay unas tareas pendientes que el Estado debe cumplir, pero en el Departamento fue mucho más profundo y extenso.

“El conflicto incluyó bombardeos a comunidades, violencia sexual contra la población Lgbti, otras masacres que no fueron visibilizadas, de manera que hay una complejidad que amerita que la Comisión de la Verdad que no obstante tiene sus limitaciones financieras también se esmere en cómo abrir una oficina y ya me prometí realizar esa gestión ante Bogotá”, dijo.

El coordinador del Caribe de la Comisión de la Verdad, aseguró, además, que en tres años deben entregar ese informe final a la sociedad y al país, y espera que en lo que queda de ese tiempo se logre ese marco interpretativo y los patrones que permita avanzar en el esclarecimiento del conflicto armado en La Guajira.

Manifestó que están apelando a la sociedad civil, para conocer más a fondo todo lo que se vivió en el Departamento en el desarrollo del conflicto, porque lamentablemente las historias que se han escrito siempre han desconocido a los subalternos y a los sectores más desfavorecidos.

También que desde la Gobernación y las alcaldías pueden apoyar desde la ley 1148, los procesos de reconstrucción de memoria.

Y destacó la esperanza de las víctimas que participan en el relato de lo que ocurrió para que no queden por fuera esos enfrentamientos, que reconstruyen mediante jornadas de testimonios y entrevistas que promueven con diferentes organizaciones sociales como indígenas, afrodescendientes, población Lgbti y red de mujeres.

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir todas las noticias de nuestro Caribe.