Comer bien y ejercicio, el mejor tratamiento para combatir la obesidad

Aunque hace muchos años la obesidad era sinónimo de bienestar, hoy en día es considerada una enfermedad, pues aumenta el riesgo de problemas de salud como  la enfermedad cardíaca, diabetes, presión arterial alta y ciertos tipos de cáncer.

La nutricionista Dalila Paz, en conversación con el programa Cuarentena del Sistema Cardenal, aseguró que la mala alimentación y el sedentarismo generan secuelas graves en los seres humanos. 

“Una de las secuelas de obesidad es la hipertensión y la diabetes, que tiene dos orígenes, o se hereda de un familiar o el exceso de peso. Cuando una persona en su familia no tiene familiares diabéticos pero tiene 15 años o 20 años de venir con obesidad termina siendo diabético”, dijo.

Precisó que esta población tiene un rechazo social y que, incluso, se ve afectada en la parte laboral.

“Hoy en día la gente le huye al obeso, hasta los niños rechazan a los niños gordos. Ese es otra parte de la obesidad, el rechazo de la sociedad a la gente obesa”. 

 “Una empresa de mucha gente al obeso no lo emplea porque no rinde igual, no de pronto intelectualmente sino físicamente. Le cierran las puertas”.

Sobre el estilo de vida, señaló que una persona con kilos de más se le acorta la edad.

“Un obeso no respira igual, no duerme bien, se levanta casado y eso le va acortando la vida y cuando comienzan a pasar los años le entran problemas circulatorios y de hipertensión, aunque no sea diabético. Por otro lado, una mujer obesa no debe salir embarazada porque sería de alto riesgo”, agregó.

Dalila Paz fue enfática al decir que para lograr un mejor estilo de vida, se deben cambiar los hábitos alimenticios, que debe ir acompañado de una rutina de ejercicio diaria.

“Aquí en la Costa no manejamos el consumo de verduras, el obeso debe comer mucha verdura. También hay que ejercitarse, aunque uno sea delgado debe moverse porque tener una vida sedentaria es propenso a la obesidad, entonces hay cambiar los hábitos”, apuntó.