¿Cómo enfrentar correctamente el ciberacoso y la sextorsión?

El acoso o matoneo es una de esas malas prácticas que desafortunadamente ha logrado adaptarse con éxito a los entornos digitales. Lo peor del caso es que no es mucho lo que se puede hacer para evitarlo y por eso lo mejor que pueden hacer los usuarios de Internet es prepararse para manejar el ciberacoso de forma correcta. 

Nahúm Deavila, consultor en seguridad informática, contó en el programa Cuarentena de Sistema Cardenal que actualmente ya existen normas en la legislación colombiana que protegen a los ciudadanos de las personas que usan Internet como su trinchera para lanzar amenazar la honra y hasta la vida íntima de sus víctimas. 

Uno de los aspectos más preocupantes es que este tipo de prácticas pueden evolucionar hacia la extorsión en varios escenarios. Uno de los más recurrentes es la llamada ‘sextorsión’, cuando un acosador en línea amenaza a su víctima con publicar fotos o videos de tipo sexual de ella a menos que esta acceda a pretensiones económicas o más relaciones sexuales. Es un delito que se da principalmente entre parejas jóvenes que por alguna razón terminan sus relaciones sentimentales, aunque los adultos no están exentos a ser blanco de este tipo de chantaje. 

Si una persona es víctima de sextorsión, la principal recomendación de Deavila es no acceder a los pedidos del extorsionista en línea, y denunciar ante las autoridades competentes el caso con las pruebas del crimen. Lamentablemente, la víctima debe prepararse psicológicamente para que sus imágenes íntimas sean publicadas en la red, dado que los ciberacosadores suelen hacer esto una vez que están en la mira de las autoridades. 

Una regla que toda persona debe tener clara es que todo lo que se publique envíe a través de internet deja de ser personal, aunque se envíe a una sola o pocas personas. Hay casos en los que el teléfono móvil logra ser hackeado y los ciberdelincuentes logran acceder a información personal y material íntimo del dueño del aparato.