Conozca cuándo los dolores pueden tratarse en casa

“El dolor es una percepción localizada, subjetiva, cambia con cada persona, todos tenemos un umbral de dolor diferente, por lo menos si yo voy caminando y me tropiezo el dolor para unas personas puede ser demasiado fuerte y para otras pasa desapercibida”.

Así denominó el cirujano maicaero Jorge Fabián Guevara Fragozo, presidente de la Sociedad de Anestesiología de La Guajira, quien en comunicación con el programa Cuarentena del Sistema Cardenal, dio algunas indicaciones sobre el manejo de las dolencias desde la casa.

Para el especialista, hay dos tipos de dolor: agudo y crónico, y varía en cada organismo.

Por ejemplo, señala que en los niños es más complicado saber de cuánta intensidad es el dolor que en los adultos.

“En los niños no es fácil preguntarles que tanto te duele, hay es que mirarles la carita y nos damos cuenta qué tanto le duele, vemos si está muy álgido o si esta tranquilito”, dijo.

Mientras que en los adultos solo es preguntarles qué tan fuerte es la molestia que están sintiendo.

“En adultos tenemos una escala de uno a diez y allí nosotros le preguntamos al paciente de uno a diez cuánto te duele, si es un dolor de cabeza y nos dice ocho o nueve dependiendo de donde nos señale nos hacemos una idea qué tipo de dolor está sintiendo”, agregó.

En ese sentido, precisó que no todos los dolores pueden tratarse desde la casa, pues cuando son muy fuertes debe acudirse al médico.

“Cuando estamos en casa podemos mirar si tenemos por lo menos un dolor de cabeza porque nos golpeamos con algo o simplemente nos levantamos con ese dolor porque es intenso, esa persona se puede tomar un Dolex o un Dolex Forte dependiendo qué tan fuerte sea el dolor”, dijo.

No obstante, afirmó, hay otros tipos de dolores que son crónicos y deben ser tratados por un profesional.

“Si la persona sufre del dolor de espalda y tomó Ibuprifeno que no le hace cambió al Apronax y eso es lo que le esta calmando, pero tiene que acudir a un profesional, hacerse las terapias y mirar qué es lo que está causando ese dolor y llegar a la fuente para poder mejorar la vida de esta persona”, dijo.

Sostuvo que muchas veces automedicarse en casa puede traer otro tipo de molestias, como daños en el estómago.

“El estomago tiene una especie de alfombra y los aines van a erosionar esa alfombra y a ocasionar las úlceras, entonces tendrá un constante ardor en el estomago, algunos van a presentar náuseas y vómitos y eso es de tanto medicamento analgésico, cuando nosotros estamos formulando los aines a los pacientes siempre lo acompañamos de un protector gástrico. Por eso importante que ante dolores muy crónicos que no lo quiten los medicamentos, acudir al médico”, apuntó.  

Para evitar justamente esto, también existen los medicamentos tópicos.

“Si estamos en un partido de fútbol y le hacen una falta a un jugador y se golpeó, hay medicamentos que son tópicos por ejemplo el Voltaren, el Diclofenaco en gel, y eso le va a ayudar y no lo toma vía oral”.