Prevenga infecciones respiratorias en la segunda temporada invernal

El Ministerio de Salud y Protección Social hizo un llamado a la ciudadanía a seguir las recomendaciones para prevenir enfermedades de las vías respiratorias, teniendo en cuenta que la segunda temporada invernal del año tendrá su momento más fuerte en octubre, mes en el que se esperan mayores precipitaciones según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales –Ideam–.

De acuerdo a Claudia Cuéllar, directora (e) de Promoción y Prevención, en Colombia se presentan dos picos epidémicos de infecciones respiratorias agudas al año, el segundo comienza en agosto, pero el «gran pico se tiene en el mes de octubre y va descendiendo lentamente hasta finales de noviembre, primera o segunda semana de diciembre».

Ante el pronóstico del Ideam, la Dirección de Promoción y Prevención de la cartera de Salud emitió una serie de medidas preventivas para disminuir el riesgo de enfermarse.

Entre ellas estar atentos a los signos y síntomas que se tienen. «Como tenemos la pandemia del coronavirus es muy fácil perder la percepción de otros síntomas respiratorios y por eso es tan importante que mantengamos las medidas que actualmente tenemos para el Covid-19», indicó Cuéllar.

El uso permanente del tapabocas, que cubra nariz y boca y el distanciamiento físico son fundamentales para evitar el contagio y transmisión de todo tipo de enfermedades respiratorias.

Además, permanecen el lavado constante de manos, con agua y jabón, el consumo abundante de agua y alimentos que fortalezcan el sistema inmunológico, la limpieza y desinfección de superficies, no llevarse las manos a ojos, nariz o boca.

Tener especial cuidado ante cualquier signo de alarma en esta etapa de reapertura gradual de sectores en la que están saliendo a la calle los niños, adultos mayores, adolescentes y mujeres gestantes.

Salir de casa preparados con elementos de protección personal suficientes para hacer cambio de estos, si es necesario; asimismo, con paraguas, impermeables y abrigos que ayuden a protegerse de la lluvia y los cambios abruptos de temperatura. Estos últimos son los que, en ocasiones, generan afección respiratoria adicional a los más de 21 virus respiratorios que circulan normalmente, a lo largo del año.

Para los menores de cinco años, Cuéllar dijo que si hay tos, labios morados, hundimiento de costillas, temperatura de 38 grados de difícil manejo, persistente por más de dos o tres días y no se puede controlar con antipiréticos, se debe acudir al servicio médico de manera inmediata.

La automedicación no es una opción. Ante síntomas y signos de infección respiratoria se debe consultar a personal médico.

Si el paciente presenta tos, dificultad para respirar, fiebre de 38 grados o más, dolor en el pecho o expectoraciones de color amarillo o con sangre, debe consultar a su EPS a través de las líneas telefónicas o canales virtuales dispuestos para atención y, si lo requiere, acudir por urgencias.