Por primera vez en 319 años, celebración de las fiestas patronales en honor a San Juan Bautista fueron virtuales

Por primera vez en 319 años, celebración de las fiestas patronales en honor a San Juan Bautista fueron virtuales

Sociales

El pasado 24 de junio estuvo de fiesta mi pueblo, fiestas patronales virtuales San Juan del Cesar. Precisamente fue Máximo Movil, el compositor conocido con el remoquete de ‘El indio de oro’, quien se inspiró con su mente sagrada en esta costumbre tradicional de rendirle culto al patrono San Juan Bautista, a su procesión religiosa y al festejo alegre y bullanguero de todo sanjuanero para tomarse unos tragos de licor en las fiestas de su pueblo.

Este fue un día de verdad para la historia de todo sanjuanero raizal. Un día en que el pueblo y la sangre llaman a pasar lista. Uno a uno, tradicionalmente van arribando los sanjuaneros a compartir entre familiares, paisanos y amigos. Un día para recordar a los que ya no están y se fueron a la eternidad. Esos sanjuaneros que fueron en vida una insignia para este pueblo y que nos dejaron un gran legado para recordarlos.

También las memorias vivientes son objeto de reconocimientos y homenajes en vida en esta efeméride por lo destacada que ha sido la obra de sus manos y sus talentos.

Pero fue ese gran indio de oro, nacido en el centro poblado de Guamachal, del otro lado del río, el 29 de mayo de 1935 y desaparecido lamentablemente el 4 de enero de 2002, quien dejó en la mente y los corazones de los sanjuaneros y amantes del vallenato, esa canción tan popular y con tanto sentido patrio, denominada ‘Está de fiesta mi pueblo’.

Por eso, en esta cuarentena y con misa y procesión virtual, queremos hablar de Máximo Movil, para que las nuevas generaciones lo reconozcan y sepan quién fue en vida este compositor.

Máximo fue criado en Guamachal por su abuela, la india Cornelia, de la etnia wayuú, tejedora de hamacas y pellones. Siendo muy joven se marchó a trabajar en la finca de Alfredo Daza Morales, en San Juan del Cesar, y luego, revela la tradición oral y el mismo Máximo, que en ese vaivén de llevar el ganado al río Cesar a darle agua, nació su oficio de cantarle a la naturaleza y a los seres queridos.

Máximo fue de muy pocos estudios, destacado como un autodidacta de la escuela de la vida. Pero que se apoyaba en amigos de su confianza como Joseíto Parodi y Alfonso Fragoso, quienes le escribieron la letra de sus canciones.

Así alcanzó las más altas cumbres de la música vallenata, especialmente con sus paseos tradicionales y merengues. Su primera canción grabada fue ‘Mujeres que me dejaron’, por Alfredo Gutiérrez. Luego, siguieron los grandes exponentes del vallenato, como Jorge Oñate con ‘Mi huerto’, ‘La Mujer Conforme’, ‘Penas de mi Tierra’, canción ganadora en el primer Festival de Compositores de Música Vallenata en San Juan del Cesar, en el año 1977; ‘El Sobrecito’ y muchas otras. Los Hermanos Zuleta le grabaron ‘El firme’. Diomedes Díaz ‘El errante’, ‘La vida del artista’ y ‘Que me mate el dolor’, entre otras. ‘Beto’ Zabaleta le llevó al acetato ‘Aunque sufriendo te olvido’. El Binomio de Oro ‘Carmencita’, entre otros grandes éxitos.

Revela su amigo Joseíto Parodi, que el tema ‘Aunque sufriendo te olvido’, donde menciona al primer cirujano en realizar un trasplante de corazón, cuyo nombre es Cristian Barnard, le fue enviado a Barnard a su país natal.

Barnard le respondió a Movil en una carta: “La próxima vez que se vuelva a enamorar, no diga o repita que el corazón se enamora, porque el corazón es sólo una bomba que mueve la sangre de un lado para otro, que en ese caso busque un psiquiatra”. Ese fue en vida Máximo Movil, apodado ‘El Indio de Oro’, primer rey de la composición vallenata en la plaza Santander en 1977 con la canción ‘Penas de mi tierra’. También se desempeñó como chofer y aserrador de madera. Compuso más de 100 canciones y se le considera el primer indígena compositor de la casta wayuú que incursionó con éxito en la música vallenata.

Se distinguió por una memoria maravillosa y un rico léxico y dejó un estilo único e inconfundible en sus composiciones, melodías y letras. Ese fue el autor de la canción está de fiesta mi pueblo, la que tanto resuena en los oídos de los sanjuaneros en esta ocasión de la conmemoración de las fiestas patronales. Porque lo atormentó la ausencia sentimental en una ocasión en que no pudo asistir y se encontraba lejos, recluido en una clínica enfermo.

Lee Enfoque Lifestyle